Los humanos correctos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Hace unos años, un amigo me contó que mientras corregía un examen de inglés instrumental para aspirantes a un título de posgrado en la UCV se encontró con que uno de los profesionales en cuestión, al traducir la frase inglesa “human rights”, en lugar de escribir el lógico equivalente castellano “derechos humanos” optó por referirse a los “humanos correctos”. No se sabe a qué se quiso referir esta persona o si de verdad le importaba un carrizo si el texto tenía o no sentido. El hecho es que la anécdota ha servido como chiste recurrente a la hora de comentar las ambivalencias del lenguaje y sus posibles implicaciones en contextos determinados.

Precisamente, al estar refiriéndose a un tema como los derechos humanos, que se supone son “universales e inalienables”, la torpeza lleva a introducir la idea de que existen humanos “correctos”, y por lo tanto, también están los humanos “incorrectos”. Recuerdo este episodio a propósito del comentario en Twitter de Roberto Smith, banquero y dirigente de Voluntad Popular, acerca de la elección de Venezuela como miembro del Consejo de DDHH de la ONU. Smith se mostró afectado por la noticia y la calificó como “una bofetada a toda la humanidad civilizada”.

Llama la atención lo que las personas dejan ver de su verdadera cosmovisión cuando comentan de manera airada las situaciones polémicas. Para este señor existe una “humanidad civilizada”, que habría sido agredida por la elección en la ONU, por lo que se entiende, igual que en la anécdota, que existe “otra” humanidad que sería más bien salvaje. Para Smith, los 105 países que votaron a Venezuela son “incivilizados”, por tanto “menos humanos”, y han afrentado son su decisión a un grupo sin duda menos numeroso pero “más humano”.

Tremendo criterio para evaluar algo como los “derechos humanos”. Nada que extrañar. Es la misma lógica mostrada por Estados Unidos, paradigma y ejemplo “civilizatorio” de Smith y sus pares. Ese país rechazó oficialmente la elección de Venezuela en el organismo multilateral, aun cuando hace solo cuatro meses anunció su retiro del mismo ente por considerar que había “un sesgo” en contra de Israel, ya que numerosas veces se ha condenado la continua y sangrienta violación de los DDHH del pueblo palestino, lo que quizás Washington y Smith consideran un comportamiento “correcto”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×