Libertad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Alo largo de la historia uno de los temas favoritos y difíciles de explicitar, es interpretar y reflexionar sobre todas las connotaciones psicológicas y sociológicas que existe alrededor del sentido y significado de la palabra libertad, ya que en principio las dificultades para establecer con precisión un concepto con tanta carga polisémica y que los seres humanos “han ajustado” a su particular percepción sobre esa realidad social, que nos hace preguntar: ¿Qué es ser libre? ¿Somos parcialmente libres? ¿La libertad no es absoluta, sino limitada? ¿Cuál es la carga simbólica que tiene la libertad?

Y aparecen otras interrogantes que van hacia los propósitos de la libertad: ¿Para que la libertad? ¿Qué tanto de libertad necesitamos? ¿Cuáles son los límites de la libertad?… y hasta se piensa que la libertad absoluta significa anarquía y la autodestrucción de la humanidad.

En el campo jurídico – político la libertad presenta una dimensión mas cercana al poder, al orden y a la regulación de la conducta humana en su interconexión con la sociedad y al sistema político en donde se establecen las relaciones sociales de producción y de pensamiento…en el que llamado libre albedrío y la facultad para hacer y tomar decisiones, tienen sus limitantes creadas e impulsadas por todas las formas organizativas que establecen pautas y condiciones para poder actuar y hacer lo que quieras o puedas hacer…

En la dimensión jurídica existen unas limitantes formales, ya que los hombres y mujeres que se encuentran bajo la tutela y legitimación de un ordenamiento legal interno, van señalando que en principio sólo puedes hacer lo que no está prohibido por las leyes y la dimensión política presenta como guía estratégica de acción, lo que se establece en la carta política o constitución, como las reglas de juego, que definen los límites de las libertades individuales y colectivas, que mantienen un importante vínculo con la defensa y garantía de los derechos humanos, para que se convierta en el eje clave estratégico para la materialización de la libertad.

Por ejemplo, en el derecho penal está consagrado en una triada del derecho positivo vigente: libertad plena, libertad condicional y privativa de libertad, todo vinculado a que pierdes tu libertad cuando haces lo que está prohibido, en donde también están presentes formas de “auto regulación” de la libertad, y es el que dirán, las normas sociales, los valores, las doctrinas políticas y las religiosas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×
Publicidad
×