La verdad sobre el Pacto de Punto Fijo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Nuevamente tenemos que hablar sobre el Pacto de Punto Fijo, pues he sido testigo de una discusión cerca de la plaza La Candelaria entre varios jóvenes -¡estudiantes!– que me obligan a precisarles lo que significó ese tal pacto, que no fue más que una sumisión de los partidos, de los que fue excluido el PCV, a los planes del imperialismo corporativista que en aquellos días tenía al frente al general de 5 estrellas Dwight David Eisenhower, conocido como Ike, quien presidió a USA en dos períodos: 1952-1960, cuando entregó a John F. Kennedy, a quien ya se sabe que le pasó tres años después, y fue, además, jefe de los ejércitos aliados en la II Guerra mundial.

En principio señalar que dicho pacto fue signado en el Hotel Waldorf Astoria de Nueva York, a finales del mes de septiembre del 1957 por los tres jefes de los partidos políticos: AD, Copei y URD, Rómulo Betancourt, Rafael Caldera y Jóvito Villalba, quienes estaban presentes, en compañía de Eugenio Mendoza, el empresario norteamericano Nelson Rockefeller y dos funcionarios del Departamento de Estado norteamericano, cuya identidad no ha sido precisada.

Y ahí quedó establecido que los comunistas no podían participar en ese pacto y así fue aceptado por los signatarios, de los cuales se arrepentiría el margariteño, quien abandona el pacto en el 1960 junto con su partido URD, pero regresaría con Leoni en enero del 1965, año en que comenzaría la criminalidad de los desaparecidos y el lanzamiento de prisioneros desde helicópteros: casos Alberto Lovera y Víctor Ramón Soto Rojas, las primeras víctimas de esas prácticas que luego se irradia al sur del continente.

El 1º de enero del 1958, los paracaidistas, con sede en Maracay, inician las acciones que culminan el 23 de enero de 1958 con la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Regresan los exilados, entre ellos Betancourt, Caldera y Villalba, así como los hermanos Gustavo y Eduardo Machado; mientras Jesús Faría es liberado después de 8 años de prisión, son tres jefes del comunismo.

El 31 de octubre se anuncia la firma del Pacto de Punto Fijo en la casa del líder verde, en Las Delicias de Sabana Grande. Los ñangaras fueron excluidos, no obstante el apoyo que tenían en Caracas y los estados céntricos. Se dan las elecciones el 7 de diciembre del 1958 y gana Betancourt, con quien se inician los 40 años del puntofijismo con su criminalidad y sumisión al imperio de USA. Solo me resta decirles a los jóvenes que estudien desde José Eleazar López Contreras para acá.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×
Publicidad
×