Inicio » Opinión » La invasión de Tillerson

La invasión de Tillerson

La gira del Secretario de Estado causó más revuelo que zorro en gallinero
    Compartir

Domingo Alberto Rangel M.- La gira del Secretario de Estado causó más revuelo que zorro en gallinero.

Sin embargo, un Secretario de Estado aun tan poderoso no hace verano, como aquellas golondrinas.

Y si de dificultades se trata, recordemos que el boss Trump, voluble e irascible, no pasa a Rex Tillerson, y si pudiera despedirlo como solía hacer en aquel show televisivo… lo haría.

Pero es imposible.

Tillerson no contribuyó con la campaña de Trump, pero sus amistades son más poderosas que las bombas del gordito norcoreano.

No obstante, Rex tampoco puede hacer lo que le venga en gana. Él y Trump son un matrimonio que se monta cachos pero no se divorcia.

Trump es un hombre de negocios poco proclive a poner en práctica soluciones militares. Tillerson tampoco es militar. Fue boy scout, pero en el gabinete de Trump representa intereses que se lucran con la guerra.

La gira de míster Tillerson no ha sido un éxito pero tampoco un fracaso, y ciertamente es amenazadora a pesar de que los gobiernos consultados escurrieron el bulto cuando les pidieron colaborar con el pote que financiaría los gastos de una invasión a Venezuela.

Tampoco encontró Tillerson candidatos a inmolarse. Dato vital, porque Trump no quiere electores muertos.

Peor: Entre los consultados hay quienes piensan que gobernantes ladrones ponen sus barbas en remojo no vaya a ser que ellos terminen invadidos.

Aún peor: La Cofradía del Teclado anunció jubilosa: “Colombia y Brasil pronto invadirán a Venezuela”.

Y Nicolás Maduro acepta el regalo: “Nos quieren invadir”, dijo para que repitieran los ministros.

¡Sin embargo Nicolás, en vez de llamar a los reservistas, siguió celebrando el Carnaval!

No habrá invasión por los momentos, pero Brasil y Colombia cierran el flujo de miserables que huyen.

Tampoco se sabe si la MUD participará en la elección: Pero ellos son así, pintorescos, seguros de sí mismos, programáticos, confiados en sus “caminos” y en otras boberías… dispuestos a preguntarle a quien se los tope en una cafetería… ¿Habrán más abstencionistas u opositores dispuestos a votar en las presidenciales del 22-A?

Y uno pregunta: ¿Será que nadie cae en cuenta de que una invasión extranjera nos dividiría en tres toletes?

¿Será que no se percatan de que los invasores nos cobrarán a precio bachaquero la última bala utilizada?

Domingo Alberto Rangel M / @DomingoAlbertoR

Agregar Comentario

Click here to post a comment