La guaidochafita política

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Uno no deja de impresionarse (negativamente) con ese extraño y contradictorio personaje de la derecha nacional, prefabricado como “el autoproclamado” en la nómina imperial, que se destaca por su verbo paradójico y preparado en los laboratorios de la mediática internacional, con un libreto conducido a la distancia, en que hay unas instrucciones básicas para dar a entender que se moviliza y actúa con cierta libertad de acción, pero que es mentira, porque existen unas pautas a control remoto: esto es lo que debes decir, no hables de aquello, no comentes de lo otro y así sucesivamente, para dar una imagen de seguridad.

Pero esta semana se le ocurrió llamar a los medios de comunicación social que son de la derecha nacional e internacional, para dar unas declaraciones, que no era exactamente “una rueda de prensa”, ya que sospechosamente no hubo una sola pregunta de las y los periodistas que estaban “cubriendo” la noticia en el palacio legislativo nacional.

El evento noticioso tenía ciertas expectativas para la población en general, ya que se suponía que respondería al emplazamiento público realizado por el presidente Nicolás Maduro, quien manifestó que en la continuidad y aprovechamiento constructivo del diálogo político en Barbados, que está pasando por momentos difíciles, era necesario que el diputado Guaidó expresará públicamente su posición respecto a la disputa territorial con Guyana.

Lo emplazaba a que manifestara si considera o no que el Esequibo es parte de Venezuela, pues hay personas de su entorno partidista y de su gobierno virtual y paralelo que son proclives a “no discutir más, y dejar así ese asunto del Esequibo” para complacer al imperio y asociados, incluyendo a las empresas transnacionales, que están muy interesadas en explotar las riquezas que se encuentran precisamente ubicadas en “la zona en reclamación” por parte de Venezuela.

¿Qué dijo el autoproclamado? Le pidió al Gobierno que permita la creación de un corredor humanitario para que pueda ingresar la ayuda humanitaria. ¿Y cómo se explica eso si la oposición vive pidiendo sanciones y bloqueos que impiden la llegada de alimentos y medicina? ¡Mayor contradicción imposible! ¡Que falta de seriedad con esa guaidochafita política!

Politólogo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print