La Generación Salomé

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

A quienes nos enseñaron en el hogar y en la escuela valores patrios, desde los más hermosos y sencillos como la izada de nuestra bandera y el deber de mantenerla siempre muy en alto sin que toque el piso, hasta los más complejos como prestar el servicio militar para defender la patria con el uso de las armas de la república, nos produce una profunda indignación observar hoy a una generación de estúpidos bobalicones traicionando a su patria pretendiendo ponerla al servicio de los intereses de EEUU.

¡Cuánta provocación y acciones temerarias contra todo un pueblo ejercidas impunemente por los gringos!, utilizando para sus despropósitos a un grupillo de mercenarios que tal vez por accidente, nacieron en un país con una historia de heroísmo de tal magnitud, que su linaje corre por nuestra fibra trascendiendo los tiempos históricos y hoy protagoniza proezas convertido en pueblo heroico, enfrentando al imperio más ambicioso, agresivo, fascista y belicoso del orbe.

¡No brindaremos nuestro país en bandeja de plata al imperio!, la generación SALOME que hoy cumple con el libreto de la agenda golpista, no ha logrado ni logrará jamás doblegar a un pueblo enorme, grandioso, consciente, orgulloso conocedor de su historia y heroico, como el pueblo venezolano.  Un pueblo tan sabio y paciente, que no saldrá (por ahora) a tomar justicia por su propia mano porque confía en sus instituciones y en el estado social de derecho y de justicia y porque nuestro objetivos son  absolutamente opuestos a los objetivos de USA.

La administración Trump se afana día a día para conseguir la chispa que encienda la pradera, desconoce que el combustible que están usando, esa generación herodiana o SALOME, está totalmente desarraigada de esta nación, ha sido desgastada por desconocimiento de su historia, por la ofensa a sus valores, por la ignorancia de su identidad y cultura, por haberse comportado como enemigos pretendiendo levantar otras banderas y arrastrar la nuestra, en fin, por la ignominia con que actúa y por sus múltiples derrotas que han experimentado en ese andar.

Los hijos de Bolívar, somos los mismos hijos de Chávez, ambos antiimperialistas, por lo tanto somos un pueblo que no se rendirá hasta haber asegurado su absoluta independencia, no nos amedrentan las amenazas de los gringos, mucho menos las acciones canallas de los traidores, actuamos con firmeza y con paciencia, “hemos tendido el puente de plata al enemigo y dejaremos que se cocinen en su propia salsa”, ya no pueden ocultar su vil traición, ya no pueden desligarse del golpe de estado que han ejecutado, sus propios protectores les han terminado de delatar y solo les espera el brazo firme de la justicia que ha empezado a actuar.

De nada les servirán ínfulas de valor tardío, todo el que cometa un delito debe responder ante la justicia y eso pasara inexorablemente, aquí los esperamos y quizá nunca sea tarde para sembrar valores patrios en quienes de forma miserable traicionaron a todo un pueblo, pues “aquí se forma el hombre nuevo”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Lo más leído

Busca en kioskos o en la Tienda UN tu Guía Líder de Grandes Ligas con la información de los 30 equipos de la Liga Americana y la Liga Nacional, además del mejor contenido sobre los venezolanos de hoy y los más destacados desde que el Patón Carrasquel llegó a la hace 80 años.