La agresión continuada

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La Carta de la ONU señala que los Estados en sus relaciones internacionales se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra otro Estado. Si bien esa Carta significó el nacimiento de un nuevo Derecho Internacional, el principio de no recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza nunca ha sido respetado por las potencias imperiales y sus aliados, por lo que el equilibrio internacional y el principio de igualdad soberana de los países se hacen cada día más precarios, en tanto la paz más difícil de alcanzar.

Ahora, viene la pregunta: ¿De qué sirve ese Derecho Internacional? Hoy en día, aparte de la agresión que sigue sufriendo el pueblo palestino de la ignominia guerrera del sionismo, y los casos de agresiones imperialistas que padecen otros países, nos encontramos con la agresión actual y continuada de que es víctima el pueblo venezolano por parte de los gobiernos de EEUU, Canadá, Unión Europea, Colombia, Chile, Argentina y Perú.

Estos gobiernos están cometiendo agresiones al pueblo y gobierno venezolanos que se manifiestan en lo diplomático, en lo económico y en lo financiero; de igual forma lo hacen empleando la guerra psicológica, mediática y de redes sociales. Es una agresión continuada que se extiende a sanciones individuales y otras formas de hacer la guerra, como el ataque electrónico.

¿De qué sirve ese Derecho Internacional que nació con la Carta de la ONU? Aún no se han atrevido a la intervención militar, pero es una opción puesta sobre la mesa bajo el silencio del Derecho Internacional. Algo más, en esa agresión continuada, Venezuela está siendo sometida a una arremetida mediática infame, a la real malicia noticiosa de todos los días para mostrar un país que no es.

Pero insisto, el pueblo venezolano sabe resistir y resistir es luchar, es rechazar, es oponer la fuerza popular a la agresión imperialista. Resistir es vencer. A la revolución bolivariana no llegará jamás aquel derrotismo que marcó el fin de la España republicana, narrado así por Angel Bahamonde y Javier Cervera: “La caída de la moral en la retaguardia fue inevitable… Pero el desánimo se extendía, el derrotismo se convertiría en moneda corriente y la voluntad de resistencia quedó resquebrajada”. Eso fue lastimeramente allá y así terminó la guerra de España, pero aquí, en Venezuela, siempre habrá resistencia y victoria.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print