Inicio » Opinión » Isabel Carmona | Elecciones limpias este 15 de octubre

Isabel Carmona | Elecciones limpias este 15 de octubre

    Compartir

Venezuela, como nunca en su historia contemporánea, se hunde día a día en una crisis aguda de quiebra económica y pérdida de legitimidad democrática.

El CNE perdió el rubor a la hora de actuar con parcialidad servil a favor del Gobierno, y al dedicarse a sembrar de impedimentos el ejercicio de los derechos políticos de los partidos y dirigentes de la oposición democrática. Fue alarmante ver al CNE en tiempo ultra récord armar una elección constituyente plagada de vicios constitucionales, legales y jurisprudenciales. El país les vio crear registros exprés, centros de votación portátiles, lapsos de ejecución acelerados, programación de máquinas sin trabas ni alegatos, de impedimentos técnicos por la celeridad exigida.

Les vio hacer una campaña publicitaria e institucional millonaria y abusiva. Para ahora verles -con el auxilio de la Contraloría- actuar con severa rigidez, omisión, falta de equilibrio y respeto al marco legal, como nunca antes en tiempos chavistas se había conocido. Las inhabilitaciones solo contra dirigentes opositores competitivos superan cualquier hipótesis admisible.

La reducción de los lapsos de postulación, inscripción y retiro o cambio de postulados se convirtió en maniobras para desestimular la participación y propiciar los votos nulos. La rigurosidad exigida para legitimar los partidos políticos opositores, en contraste con la lenidad y lentitud para informar los resultados, contrastaron con el liberalismo para participar en la elección constituyente y la velocidad para anunciar los resultados. Aunque hay mucho más, dejemos hasta allí la descripción de los hechos.

Ante tal horror institucional y antidemocrático, hoy se alza la vocación determinada del pueblo para asistir masivamente a votar. Esto hoy ya es un ensordecedor secreto a voces. La abstención será muy baja para una elección regional. El CNE y el Gobierno tendrán que decidir si reconocen los resultados que serán inocultables, o si se alzan con el mismo descaro mostrado hasta hoy.

Si así lo hicieren, empujarán al país y a la comunidad internacional a una ruptura con las esperanzas de sostenimiento de las vías democráticas para reconciliar y salvar a Venezuela.
Presidente de AD