Inicio » Opinión » Isabel Carmona | El desmontaje del autoritarismo

Isabel Carmona | El desmontaje del autoritarismo

    Compartir

En un país como Argentina, donde también se enquistó un régimen de tendencia chavista autoritario y nepótico, este domingo después de 2 años ejerciendo el Poder Ejecutivo con franca minoría en gobiernos regionales y el Parlamento, la coalición política que soporta al presidente Mauricio Macri se alza con una victoria que hace 2 años lucía lejana. Incluso la provincia capital de Buenos Aires, trinchera del populismo y las fórmulas clientelares instauradas por el matrimonio Kirchner, se rebeló.

El gobierno de Macri viene sorteando todos los obstáculos que a la gestión de modernización económica y recuperación del sistema democrático le han opuesto los viciados y arraigados centros de poder kirchnerista. No ha resultado tarea fácil para Macri llevar de nuevo la economía argentina a los mercados financieros globales. Reconocer, pagar y reestructurar la deuda pública fue un paso audaz y crucial iniciando el gobierno. El populismo de las décadas kirchneristas arraigado en medios de comunicación, sindicatos, gremios profesionales y magisteriales, Parlamento y gobiernos provinciales, estuvo mucho tiempo resistiéndose a los cambios. Poco a poco se desnuda la corrupción que rodeó a la familia Kirchner, incluyendo al más íntimo círculo familiar y demás vinculados.

En el centro del liderazgo de los Kirchner caen día a día ministros y altos funcionarios metidos en la trama de la corrupción. Argentina no es un dependiente monoproductor de petróleo, es una economía con industria y fortaleza agropecuaria que la hace menos vulnerable en materia de divisas para importar insumos esenciales para sostener al pueblo argentino. Este ejemplo nos evidencia que el desmontaje del andamiaje populista con formas democráticas alteradas no es cosa rápida o fácil, mas sí es posible alcanzarlo en paz y mediante el sufragio. Los argentinos no se rindieron a los obstáculos y abusos del kirchnerismo en su ejercicio chavista del poder; lucharon, resistieron, tropezaron, avanzaron sin desmayo, hasta lograr peldaño a peldaño esta victoria que se perfila hacia el rescate de la democracia, sus reglas y bondades.

En Venezuela tampoco nos detendremos en nuestra lucha en el duro y largo tránsito hacia el mismo objetivo de recuperar la libertad, la democracia auténtica, la calidad de vida y la paz que tanto anhelamos.
Presidente de AD