Ir abriendo caminos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Hoy, resolver problemas y avanzar en educación pasa por ir alcanzando primero o paralelamente soluciones generales a la crisis del país. No hay salidas parciales, solo del área educativa. Así, lograr un salario justo para las y los docentes, sin que la hiperinflación lo diluya en breve tiempo, exige ir implementando grandes medidas políticas y económicas, entre otras: estabilizar y reinstitucionalizar la sociedad, llegar a acuerdos de convivencia con todas las fuerzas políticas, obtener el levantamiento de las abusivas sanciones del Gobierno de EEUU, refinanciar deuda y lograr la entrada de inversiones en áreas productivas.

De igual modo, la asistencia masiva a las aulas implica que funcione bien el transporte público, haya electricidad y agua en los planteles, y esté cada día presente el Programa de Alimentación Escolar. En una crisis tan grande como la nuestra, muchas cosas deben resolverse a la vez para que el país pueda funcionar de modo sano. Y, en nuestro caso, para que la educación básica llegue a todos los niños y niñas: en escuelas bien dotadas, con docentes adecuadamente preparados y remunerados y en un ambiente culturalmente estimulante, que invite cada vez más a estudiantes y profesorado a reflexionar, investigar y crear.

Si la crisis se prolonga y no logramos encaminarnos hacia iniciativas globales de solución, corremos el riesgo de “normalizarnos” como una nación miserable y estancada, para permanecer así por décadas: Venezuela, el país que pudo ser y no fue. O, aún peor, podemos caer en el abismo de la violencia desatada, con muertes, destrucción de infraestructura, odio y grandes padecimientos que marcan por años y años.

Por eso nos parece importante ese acuerdo limitado, con algunas fuerzas de la oposición, al cual acaba de llegar el Gobierno de Maduro. No es suficiente, pero si se lleva bien, podría ser un primer paso que lograra ir distendiendo el clima social y fuera construyendo puentes hacia nuevos acuerdos con otros partidos y organizaciones. Gracias a lo alcanzado se anuncian buenas medidas, como el regreso del Psuv a la Asamblea Nacional y la búsqueda de convenios “petróleo por alimentos”. Pero sería un error creer que basta con este arreglo. O tomarlo como una maniobra para evadir la democratización requerida.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print