Intrigas y tragedias

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Notable el papel de las intrigas en la literatura. Shakespeare las utiliza para alertarnos sobre su efecto: la tragedia. Célebre es Yago, que de tanta manija que le da en la oreja al noble Otelo, lo lleva a la tragedia de celos y éste, asesina a su bella esposa, Desdémona. Destaca Lady Macbeth en esta atrocidad: induce a su amante a que mate a su esposo.

¿Quién no los ha padecido? Y los que falta por ver. La novelística da fe de varios de esos “consejeros”. Viene al caso conocer que el informe de la Bachelet, parece estar plagado de intrigas de ONG. Consejeros especialistas en montar conspiraciones tipo ONG. Y ella usa en su informe a Venezuela. Todo anuncia violencia y tragedias.

¿La asesoran y cobran emolumentos por montar estas conspiraciones con tema de DDHONU ? Nada raro que así sea, cumplen su servicio de “intrigantes”. Llama la atención cómo se cubren bajo la cobija de prestigiosas ONG.
Cada una tiene “especialidad”. Venden dudas. Suposiciones, en la rama que les corresponde: salud, justicia, alimentación y paremos de contar, pues el número de ONG es infinita en el mundo. Igual su voracidad para fagocitar dólares.
Por allí va hacia la tragedia la ruta del dinero. “¿Cobrado”, bajo rubro de “servicio profesional humanitario”?

Surgen sospechas sobre operación de las ONG, -no todas, conozco de la seriedad de algunas de ellas-.
El escritor Pablo Herreros informa: Médicos Sin Fronteras, Ayuda en Acción, Médicos del Mundo, Save The Children, Greenpeace, Amnistía Internacional, Acción Contra el Hambre, Plan, Unicef, … Anesvad, etc. Todas gastan dinero en marketing y publicidad para captar más socios y conseguir muchos millones de dólares. Que distribuyen: 95%, gastos generales y sueldos, y 5% en las causas.

Alan Fowler, en su libro, Encontrar un equilibrio, define las ONG como asociaciones de fachada o de maletín. Sin control de gastos.
La periodista Lola Gallo del País dice que el “éxito de las ONG no radica en llegar a la verdad universal sino en tumbar gobiernos”.

Agrega que el término “organización no gubernamental” es una contradicción. Implica independencia de los gobiernos, la mayoría de ellas dependen en gran medida de los Estados, que de soslayo, compran sus “opiniones”. Sobre todo a la hora de preparar invasiones o “restablecer democracias” y tragedias, donde sea necesario. Salvo en Arabia Saudita o los Emiratos Árabes. ¿Ganará la intriga?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad