Inicio » Opinión » Horas oscuras, la juventud perseguida

Horas oscuras, la juventud perseguida

    Compartir

Isabel Carmona.- La detención de Juan Requesens nos conmueve, nos confronta con la dura realidad de la Venezuela actual. Una Venezuela con sus jóvenes en gran número, desplazados fuera de sus fronteras buscando mejor destino, fuera de las aulas o de los empleos, que los convertirían en la bujía de la modernización del país. Y, otro significativo grupo de esa juventud, está en Venezuela, protestando y en rebeldía, contra un gobierno que postró a toda la nación en la miseria. Esa rebeldía de los jóvenes, tiene obsesionado al aparato represivo del gobierno.

Y en su recurrente búsqueda de trapos rojos, que desvíen la atención del pueblo, de la grave crisis que lo agobia, se ensañan con furia contra líderes juveniles como Juan Requesens, sometiéndolos a tratos propios de los tiempos más oprobiosos de la historia Latinoamericana.

Los demócratas de Venezuela, junto a las madres y mujeres que sufren la prisión de sus hijos, levantamos nuestra voz de protesta y exigimos su libertad y la del resto de los jóvenes prisioneros. Reclamamos el respeto a su inmunidad parlamentaria, al debido proceso, al derecho a ser evaluado por sus órganos naturales y legítimos, en este caso por la Asamblea Nacional, cuerpo legislativo del que forma parte y único calificado para autorizar su enjuiciamiento.

Ninguna acción por indebida o repudiable que sea, legitima la represión y la violación de los derechos personales de ningún ciudadano. No respaldaremos acciones violentas o de terrorismo, siempre desde AD nos hemos desmarcado de esas posturas. Sin embargo, nada releva al Estado, de su responsabilidad en la preservación de la seguridad jurídica de todos, y eso incluye a quienes nos oponemos legítimamente a este destructivo gobierno.

Juan Requesens es un símbolo, de ese pueblo que desea, un cambio en democracia con reconciliación nacional. Pedimos la inmediata libertad para los presos políticos, ese sería el mejor inicio de este cambio inevitable.

 

Isabel Carmona

Presidente de AD

Agregar Comentario

Click here to post a comment