Inicio » Opinión » Gustavo Márquez Marín | ¿Ajuste neoliberal al detal?

Gustavo Márquez Marín | ¿Ajuste neoliberal al detal?

    Compartir

Gustavo Márquez Marín.- Que una economía disfuncional como la venezolana, afectada por la hiperinflación, la depresión, el desorden fiscal, la corrupción y el declive del modelo capitalista rentístico-dependiente, requiera de un ajuste para su estabilización y relanzamiento, se corresponde con una racionalidad básica. Las divergencias surgen cuando hay que definir quién paga los costos del mismo. Si serán los que viven de su trabajo o los que detentan el capital.

Según algunos expertos, para viabilizar el ajuste se necesitaría al menos 60.000 millones de dólares, pero en un escenario de 700 empresas estatales quebradas, de colapso de la producción petrolera e industrias básicas, de una grave crisis de los servicios de electricidad, agua, comunicaciones y transporte cuya recuperación requiere de grandes inversiones ¿De dónde saldrán los recursos? El Arco Minero del Orinoco, las zonas estratégicas de desarrollo nacional, la flexibilización del control estatal de la industria petrolera, la renuncia a la soberanía de jurisdicción, la hipoteca de las reservas petroleras y mineras, hacen parte de un programa ampliado de apertura económica neoliberal, aunque administrado al detal, con entrega incluida al capital transnacional de las reservas petroleras y mineras. El financiamiento proviene de la liquidación del patrimonio económico y natural intergeneracional de la Nación, de la sobreexplotación del trabajo y destrucción por el extractivismo de los ecosistemas que sustentan la vida.

Aunque se disfrace de “socialista”, se trata de un paquete neoliberal que en su nueva fase contempla la exoneración del ISR a las transnacionales petroleras y, sin que medie la ejecución de un plan de recuperación y fortalecimiento del transporte público, de un solo golpe está llevando el precio de los combustibles al nivel internacional y como sucedáneo ofrece un subsidio basado en la discriminación política a través del carnet de la patria. Por ahora, se mantiene el control de cambio y con él, la corrupción, el contrabando y la escasez. Seguirá la generación de dinero inorgánico hiperinflacionario por el BCV. La estabilización de los precios y la revalorización del salario se remiten al éxito de una reconversión monetaria que nace con plomo en el ala. Son señales claras de que la deriva del ajuste traerá más pobreza y desigualdad en la sociedad venezolana.

Gustavo Márquez Marín

gamarquez@gmail.com

Agregar Comentario

Click here to post a comment