Inicio » Opinión » Guerra social contra la democracia soberana

Guerra social contra la democracia soberana

    Compartir

María Alejandra Díaz.- Fuerzas terribles, ejercen violencia especializada engendrando la Tercera Guerra Mundial: ricos contra pobres, en ese infierno siembran el mundo de miseria y rabia extendida.

Astutamente invisibilizada, esta violencia se exhibe en pequeñas guerras totales -guerras sociales (A. Joxe)- donde masacran y torturan a civiles inermes, eliminan y confiscan todo tipo de derechos, mientras protegen las ganancias de los poderosos del mundo: 60 personas poseen el 55% de la riqueza del planeta.

Todos los políticos defensores de los intereses de los ricos, son militantes del neoliberalismo y enemigos de los trabajadores, suprimiéndoles la posibilidad de una vida digna. Se adaptan a nuevas tecnologías, aplicándolas al planeta en forma de tecnocracia; expropiándonoslas, sustraen la plusvalía cognitiva producto del trabajo inmaterial (A. Negri).

Defraudadores que defienden la explotación de los trabajadores, categorizándolos como desechos, parias, parásitos, sometidos al Estado de Excepción mundial permanente, socavando la democracia real.

En Venezuela, esa élite -vieja y nueva-, se apropian del subsidio, evaden impuestos, concentran riqueza, fracturando el tejido social. Esta destrucción hoy no encuentra freno: el Estado Nación es empujado a situaciones de guerra económica interna, que acentúa las disparidades de ingreso y polarización entre ricos y pobres. (A. Joxe)

Enfrentémoslos profundizando el modelo de Estado Social y de Justicia, opongamos la democracia participativa, protagónica, real, soberana y decisoria, a la guerra mundial de clases de la Corporatocracia, que criminaliza la pobreza, nos avasalla, somete y explota, no sólo físicamente sino intelectualmente, instalándonos dispositivos que conducen a la autodestrucción.

Asumamos lo dicho por A. Joxe: “… es de desear entonces que se vuelva a una forma esclarecida de la lucha de clases a escala regional y global, bajo modalidades cuyas leyes aún no conocemos… para que esta stasis desemboque en una victoria de la democracia, tendrá que apoyarse en pactos locales que se articulen de manera ingeniosa con pactos globales que pongan en tela de juicio a la ganancia ciega que conduce a la entropía”.

 

 marialediaz1966@gmail.com

María Alejandra Díaz

Agregar Comentario

Click here to post a comment