Esto va pa’ largo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Es necesario tomar conciencia de que la crisis política y económica que sufrimos los venezolanos no se va a resolver en el corto plazo.

No hay manera de que esto sea así, ya que el movimiento de los actores que definen los devenires políticos da muestras de que ninguno tiene una verdadera perspectiva de “triunfo”.

La oposición apostó todo a una intervención internacional que “le solucionara” sus problemas. Pero los gringos no vendrán a sacar a Maduro. Las últimas declaraciones del jefe del Comando Sur así lo sugieren: “Nuestro objetivo es estar listos ante las posibles contingencias y estamos centrados en particular en planear para cuando exista un gobierno legítimo, cuando ese gobierno legítimo necesite apoyo para sus servicios de seguridad”.

EEUU no está apurado porque la oposición se instale en Miraflores. Su interés en Venezuela en el mediano plazo ya está logrado: neutralizar el flujo de crudo de PDVSA para avanzar en su ajedrez económico petrolero internacional.

Los “guaidoneros”, al saberse fracasados en el intento golpista, se han dedicado a disponer del dinero que Washington les ha puesto a su disposición luego de congelar las cuentas del Estado venezolano. Tampoco están apurados.

Por su parte, el Gobierno está atado de manos económicamente. Y ha mostrado una línea de acción que no da muchas esperanzas. Apuesta por una “liberalización” no declarada de la economía en un momento en que, como nunca antes en 20 años, el capital privado está comprometido con su derrocamiento.

Creer que mantener los salarios bajos, privatizar y crear mecanismos para “flexibilizar” el tipo de cambio hará que la economía se estabilice es casi cómico, ya que desconoce por completo el contexto en el que se están tomando tales medidas.

Mientras tanto, los asalariados, desempleados y demás pobres diablos, nos veremos en situaciones cotidianas mucho más difíciles con el pasar del tiempo, con una inflación que no asoma intenciones de detenerse.

Tenemos un país bloqueado, y ese bloqueo se acentuará cada vez más, pero eso no asegura un desenlace político. Cuba lleva seis décadas bloqueada, con una situación económica que ha podido resistir gracias a ejemplos políticos que nosotros no hemos sabido, o no hemos querido, aprender.

@ÁngelDanielCCS

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print