El sol del 25…

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Evocamos, con Gardel, La Revolución de Mayo, vinculada a la independencia de Argentina con respecto a España. En abril de 1810, Venezuela avanzó ese paso y nuestro himno nacional proclamó, “Seguid el ejemplo que Caracas dio”. Caracas, ciudad de la revuelta latinoamericana y caribeña. Desde ahí se fue escribiendo Gámeza, Pantano de Vargas y Boyacá, liberando Colombia y Panamá; Pichincha, que libera Ecuador y Ayacucho, que libera al Perú y el territorio que luego fue Bolivia. Proceso que abrió la posibilidad de liberar a Cuba y Puerto Rico y ocupar La Florida.

El pueblo argentino ha sabido comprender quién contribuyó a mejorar su situación y quién la fue deteriorando. Restaurado la esclavitud neoliberal.

Trump, el amo de Macri, tiene dos meses para tratar de derrocar al gobierno de Venezuela y revertir la derrota en Argentina. Será más agresivo y criminal. Por lo tanto, hay que reforzar la defensa-ofensiva de nuestros pueblos.

Los argentinos sabrán qué hacer y lo acaban de demostrar. Pero hay que reforzar las coordinaciones conjuntas en las iniciativas diplomáticas, políticas, incluso militares. La acción en los organismos multilaterales, la ONU, el Mnoal, el Foro de Sao Paulo y las iniciativas con los pueblos del mundo, son decisivas y el presidente Maduro lo sabe.

Trump no está loco y sabe bien lo que está haciendo. En este sentido hay que tomar en cuenta la magistral intervención que hizo Judith Valencia en el programa La Hojilla. Lo que por ahora le recomiendo es que no siga hablando de una izquierda en general. Eso dejó de existir. La izquierda hoy es muy diversa y hay corrientes que se han alejado bastante de las generalizaciones que ella hace, independientemente de que sus observaciones tienen mucho valor, pues esas visiones siguen actuando.

Trump va a seguir caotizando todo. Particularmente en Venezuela, que seguirá siendo el objetivo principal. Argentina puede tomar un tiempo, que se facilitará si Venezuela cae.

Apostando a que en estado de Schok lo políticamente imposible se hace políticamente inevitable (máxima de Freedman). El Schok puede hacerse más complejo radicalizándolo particularmente en lo psicológico y mediático, combinándolo más intensamente con el soborno y la violencia contra funcionarios públicos, militares y líderes sociales, particularmente en los espacios comunales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad