El proceso de la crisis

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Se acepta pero no se maneja un enfoque que permita entender con precisión el tamaño y las características de nuestra crisis, si se desconoce su origen.

Lo que abunda son las simplificaciones periodísticas. O los absurdos textos de las redes que solo destilan en el tema frivolidad, ignorancia y odio.

Hay fragmentación pues cada actor toma un aspecto y desde allí se atreve a hacer propuestas imprácticas, cuyo corolario es sacar al Presidente y luego cambiar el modelo de políticas vigentes por otro. Falacias

Es claro que nuestra crisis actual tiene una historia y orígenes que están frente a nosotros. Escaso nivel de liderazgo. Antecedentes: el carmonazo, Altamira, la huelga petrolera, Capriles, Ortega, Rosales, Leopoldo, la salida, Mud, etc..

Cada evento ha tenido un líder, y éste ha jugado su papel sin visión de futuro. Se concluye que todos estuvieron presentes pero no sabían como entender la realidad y menos como dar orientación a la faena que tenían que enfrentar.

Evoluciona todo hasta llegar a la crisis que habitamos. Cuyo liderazgo se ha tornado justamente como el principal problema. Caso excéntrico, Julio Borges. Nos llevó al clímax. Fue capaz de pedir lo absurdo. Que se invada a Venezuela. Ignominia de Borges ratificada y apoyada por Guaidó. En límite absurdo va a arrodillarse a los presidentes de países vecinos para pedirles que intervengan.

Obvio y todos lo entienden. Se pide que los sustituyan. La crisis llega al clímax de declararse incapaces de gobernar y deciden repudiar su nacionalidad y esencias hoy se les ve como metecos errantes que burlan su matriciado.

Deambulan con su crisis moral y su traición a cuestas. He allí el verdadero y profundo sentido de la crisis que vivimos. Descubrir un liderazgo que no sabe que ideología sostener y menos por donde comenzar a hacer.

El reto es o comenzamos a recuperar nuestro sentido de país y espacios que hemos cedido al mundo exterior, o esto se lo llevan los demonios.

La única vía posible. Única. No existe otra para solucionar la crisis. No hay solución mágica. Como pedirle a Maduro que abdique. O llegue de noche una invasión militar y mañana todo está listo. Todos son sueños falsos. El único camino que nos queda a todos es negociar. Dejen de seguir esgrimiendo excusas contra los oponentes. Es inevitable negociar

Tulio Monsalve
Profesor UCV

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×
Publicidad
×