“El poder del perro”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Es la novela que inicia la trilogía que junto con El Cartel y La Frontera constituyen la saga de Don Wislow, que cubre desde 1975 40 años de la historia de la droga de México y USA.

Es tal fuerza de lo narrado y el estilo literario tan directo y claro, que al final, terminamos apocados con la fatalidad del aforismo: “el mundo de las drogas es imparable”.

El cuento tiene la atmósfera de una eterna maldición que se repite en bucles, donde la gente de poder, mientras lo tiene: gana. Si lo pierde. No les preocupa; tienen heredad para que el mismo mar, repita en olas la misma e infinita e infernal cadena que une gobiernos, partidos políticos, carteles, policía y banca y el pueblo que pone los muertos.

El poder del perro tiene 700 páginas. Cuenta historias de tribus o carteles de un mundo brutal dirigido por “padrinos tex-mex”; sátrapas, que cantan corridos y aplauden muertes por decapitaciones masivas. Su poder está en crear una autopista, para ascender la droga hacia USA y descender millones a México.

Su ley infernal: matar al competidor y evitar la suya.
Winslow muestra otra cara de la manera en cómo actúa la “comunidad internacional”. Aquí, USA, México, Guatemala y otros estados de la región se unen cuando los carteles se hacen tan poderosos que ponen en jaque la gobernabilidad de los Estados.

Delata el financiamiento de campañas electorales y el apoyo que autoridades de la frontera, gobernadores y alcaldes, requieren para darle piso, bien a uno u otro cartel y cobrar prebendas.

Dependiendo de su magnitud e importancia de los problemas, organizan operaciones encubiertas y de espionaje ultrasecreto, espacial, sofisticado capaz de micro escuchas a personas.

Son ejércitos trasnacionales autorizados a realizar operaciones quirúrgicas contra uno u otro cartel, que por su violencia y magnitud altera el orden social del país, o trastoca los patrones de los repartos de millones de dólares de la droga al poder político o, se avivan en operaciones financieras sin autorización.

Terrible el fenómeno de asesinatos entre bandas; Sinaloa versus Zetas, que impusieron la moda bárbara de decapitar, colgar cabezas en puentes y subir videos a la red para hacerse propaganda y demostrar “quien estaba ganando la guerra”. Son historias duras de violencia, pero terriblemente reales.

Sin duda una de las series del género más comentadas en muchos años. No dude en leerla.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad