El odio fascista a Venezuela

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los gobernantes fascistas del Clan de Lima, tras rechazar la propuesta del presidente de Venezuela de convocar a una reunión de cancilleres de los países de la región, para tratar la emergencia generada por los incendios de la Amazonía, a través de un ente como la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (Otca), acordaron en cambio realizar en la ciudad colombiana de Leticia un encuentro de mandatarios de países miembros del organismo, excluyendo a Nicolás Maduro.

Jair Bolsonaro, a quien el Presidente obrero acusó de “entregar la Amazonía a la oligarquía brasileña que la está destruyendo”, anunció su celebración aparentemente a espaldas de la Otca, conformada por Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, creada “para incentivar el desarrollo sostenible y la ‘inclusión socia’ en la región”.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, calificó la excluyente decisión como “una vulgar politización de la actual crisis ecológica”. El fuego -dijo- no entiende de diferencias políticas, ni los pulmones tampoco. Es imprescindible la cooperación de todos los países de la Amazonía”.

A todas luces, es una aberración político-jurídica porque viola un tratado intergubernamental del que Venezuela es miembro natural por formar parte del territorio amazónico, del que no puede ser borrado de un “plumazo” por la mezquindad política y el odio de la mitad de los mandatarios de los ocho países que la conforman, los cuales carecen de autoridad moral para adoptar una medida que no es propia, sino impuesta a todas luces por Estados Unidos.

Se inscribe en el marco de la guerra híbrida desatada contra Venezuela por el imperio, que incluye medidas coercitivas como el aislamiento político, social y diplomático de un país convertido en piedra en el zapato para sus planes de reconquista de nuestra América, que era su feudo, liberada por líderes progresistas que siguiendo el ejemplo de la Revolución Bolivariana, cambiaron con Chávez el mapa político y social de la región.

De allí que Bolivia, la hija predilecta de Bolívar, que ejerce la Secretaría Permanente de la Otca y cuya titular es la abogada Alexandra Moreira, encargada de coordinar procedimientos como parte de ese tratado, está facultada para emitir la orden de incluir a Venezuela a la reunión de Leticia, y de no acatarse, declararla nula por ilegal e ilegítima, como todo acto de esas marionetas imperiales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad