Inicio » Opinión » El genio de los pueblos

El genio de los pueblos

    Compartir

Tulio Monsalve.- Se hace presente con complejo de reacciones y ante el estímulo se vuelve sobre sí mismo y se interroga y produce respuestas sorprendentes. Sobre todo como dice Octavio Paz cuando él se siente perseguido por la intolerancia racial, y social se esfuerza por “pasar la línea” e ingresar a la sociedad.

Se expone como otra de las tesis del triunfo electoral de Manuel López Obrador. Que es el “triunfó del otro México”. El genio que despertó en la Revolución Mexicana y quedó adormecido por casi 70 años de “Revolución domesticada”. Y que cumplió esa maldición: cuando la Revolución se hace gobierno se adormece.

El genio hizo presencia, en 1968, se batió por la democracia y el ensanchamiento de su ciudadanía y le costó centenares de muertes. Genio que impulso los movimientos sociales y la fuerza de los activistas por los derechos humanos. El México de los desfavorecidos, de los olvidados de Buñuel, de los invisibles. El México de los jóvenes que anhelan un futuro mejor y que han sufrido muchos Ayotzinapas en silencio.

Muchas han sido sus decepciones, con sus vecinos, Estados Unidos, que los maldice o como Colombia que se burla de la paz y de nuevo quiere guerra. Hoy el país demostró que puede imaginar una nueva narrativa de esperanza. Cualquier demócrata debería celebrarlo.

La victoria sin duda es de Amlo y su movimiento. Sus defectos se tornaron en virtudes: su obsesión, su genio, su fe hacia su propia causa y hacia sí mismo hay que reconocerla en su tercer intento, a la Presidencia de la República.

Su campaña fue tan clara como fúnebre la de sus opositores. Consistente con sus ideas, se centró en los temas que le incumben, la desigualdad y la corrupción, mientras que Ricardo Anaya y José Antonio Meade y el leve Peña Nieto se aniquilaban mutuamente.

Celebró su triunfo y sin complejo anunció sus prioridades, no tardará en activar programas sociales y mecanismos redistributivos para paliar la desigualdad; más incierto es cómo erradicará la corrupción: solo La Silla del Águila no hace milagros.

Amlo se presentó como el candidato antisistema y ganó con más de 50% de los votos y suma 58 millones de apoyos que llevan a la izquierda al poder de la segunda economía latinoamericana y la séptima del mundo por primera vez en su historia reciente. Triunfó en 6 de las 9 gobernaciones en disputa. Y tiñe de rojo el mapa político en 32 estados del país. El mero triunfo del genio del pueblo que pronto ensombrecerán las guarimbas y las ayudas humanitarias.

Tulio Monsalve
@tutumonsalve

Agregar Comentario

Click here to post a comment