Inicio » Opinión » El estatuto de la traición

El estatuto de la traición

La Asamblea Nacional no tiene competencia para interpretar la Constitución,
    Compartir

Beltrán Haddad.- La Asamblea Nacional acaba de aprobar el llamado “Estatuto que rige la transición a la democracia”, como la mayor puñalada a la vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Pero lo más grave de los diputados que han perpetrado este acto violatorio es pretender fundamentarlo en una locura interpretativa de la norma del artículo 333 de la Constitución y decir sin ambages que es un “acto en ejecución directa e inmediata del artículo 333”.

Ante esta situación delictual contra la Patria y contra los poderes nacionales, importa precisar dos verdades y sus consideraciones:

Primera. La Asamblea Nacional no tiene competencia para interpretar la Constitución, mucho menos regu- lar la actuación de los poderes públicos, incluido el mismo poder legislativo que debe sujetarse estrictamente a la Constitución y no crear procesos “de transición democrática” ni usurpar las funciones de los otros poderes públicos, ni conformar “gobiernos provisionales” ni alargar o repetir el plazo de 30 días a que se refiere la norma del 233.

Lo que han cometido estos diputados de la AN es sustituir la Constitución de la República y suspender los
poderes públicos con un Estatuto equivalente al golpe de Estado de Carmona y Fedecámaras en abril de 2002, pero ahora en alto grado de traición a la Patria al comprometer la soberanía nacional mediante el artículo 29 del nefasto Estatuto que permite a países extranjeros disponer de nuestra soberanía que solamente reside intransferiblemente en el pueblo. Si usted abre el Código Penal encuentra ese Estatuto en los delitos contra la Patria.

Segunda. La Constitución en su artículo 335 establece que el Tribunal Supremo es el máximo y último intérprete de la Constitución, correspondiéndole a la Sala Constitucional la garantía jurisdiccional de ella. La Constitución de 1999 nos dio un Esta- do constitucional de derecho, no es un sistema de Estado legislativo como lo pretenden los diputados de la AN que hoy conspiran y dan golpe de estado parlamentario con un Estatuto de traición a la Patria. Un Estado constitucional significa que se aplica la ley sólo si es constitucionalmente válida. Ese Estatuto es propio de poderes que se asumen absolutos, como hoy lo hace la AN, para arrollar la Constitución bolivariana, destruir la democracia y entregar la soberanía del país y sus re- cursos naturales a los que amenazan con invadirnos. ¡Son traidores!

Beltrán Haddad

Abogado

Agregar Comentario

Click here to post a comment