El club de Trump

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

“Dime a quién admiras, y te diré quién eres”. Así me dice de entrada Cinthya Machado Zuloaga y se queda viéndome con esa cara tan linda que no me da tiempo para decirle a quién admiro, porque su belleza me deja con la boca abierta y sin nada que decir. Y sigue diciendo: “Esos personajes de la oposición que admiran y apoyan a Donald Trump, es evidente que son y serán malas personas y malas gentes siempre. Porque no se puede admirar a un personaje como ese, que no solo te amenaza con invadir tu país, sino que te aplica una serie de sanciones que no son más que querer demostrar que tiene poder. Separa niños de sus padres y persigue inmigrantes. En definitiva, ese Club de Amigos de Trump que tiene en la oposición venezolana es una demostración de que somos los únicos en el mundo que somos capaces de crear un club así”.

El mesonero, que estaba escuchando con una cara de perdido en el espacio, dice: “Señorita, déjeme que coloque las tazas para aplaudirla”. Coloca las dos tazas de café sobre la mesa y aplaude: clap, clap, clap. Y Cinthya dice: “El sonido de los aplausos me recuerda algo”. Y sonríe, y el mesonero se tambalea, pero logra recuperarse y se marcha.

Y sigue diciendo: “El embajador Carlos Vecchio vive más pendiente de Trump que de Guaidó. Y después de lo de Citgo se le ve con una cara de felicidad que no la salta Ismael García. Ese es uno de los miembros principales del Club de Trump. Y hay algunos que desean viajar a la Casa Blanca para entregarle su carnet de miembro y presidente del Club. No tienen vida política, porque solo les preocupa seguir robando los dólares que les siguen llegando por todas partes. Mi padre, cuando vio la campaña de NoMasTrump y NoMoreTrump, se sentó en la computadora y comenzó a escribir eso por todas partes, y decía: “Cuando uno hace esto, es porque está consciente de que tiene un país que defender, la política claro que no, pero al país sí”. Y yo me reía porque le decía: “Llama a tus amigos, esos que has venido financiando para que salgan diputados y alcaldes y concejales y presidente, para que hagan lo mismo que tú. Y mi padre se ríe.”

Y termina diciendo: “Ese Club de Amigos está en la clandestinidad, porque a muchos de ellos les da pena que la gente sepa que admiran y apoyan y quieren a Trump”.

@EFernandezVE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print