Inicio » Opinión » El Americano Feo

El Americano Feo

    Compartir

Tulio Monsalve.- Libro publicado en 1958 por Eugene Burdick y William Lederer. Lo conocimos cuando comenzaban nuestros hábitos a amoldarse a la vida en la UCV. Los baquianos nos tejieron contactos con dos grandes libreros a quien mucho debemos en referencias, para entender lo político y las vías que nos ayudaran a ser más humanos y a animarnos a domesticar nuestra agreste sensibilidad: el Sr. Oliveros en los pasillos de Economía y al Sr. Jiménez Pérez en Humanidades.

Por ellos conocimos, éste libro que criticaba el fracaso de la política diplomática de Washington en el sudeste de Asia. Causa: insensatez de los diplomáticos estadounidenses e irrespeto a la cultura, costumbres e idiomas de los países en donde medraban. Código genético imposible de cambiar.

También nos cultivó Graham Greene, “The Quiet American” (1955) (El americano quieto), ocioso, o apacible. El autor interpreta al funcionario gringo: Pyle. Cegado por “excepcionalismo estadounidense” (que considera a los EEUU como único –excepcional- entre las naciones con respecto a sus ideales positivos de democracia y libertad personal). ¿De esto darán fe los presidentes y líderes religiosos y políticos asesinados, antes y hoy?

Ambos concluyen: no integrarse en la cultura de esos países ni respetar sus costumbres, sino imponer su visión en todo el mundo llevo a Estados Unidos a perder la batalla de ganar las mentes y espíritu frente al creciente poder de otras formas de ver el mundo.

En eso estábamos en los cafetines de la UCV hace 60 años, cuando el día 13 de mayo de 1958 el vicepresidente de Estados Unidos, Richard Nixon nos convocó a que lo recibiéramos en el pequeño aeropuerto de Maiquetía.

Fuimos testigos de uno de los abucheos más plúmbeos y viscosos contra líder norteamericano alguno en Venezuela y el mundo. Nixon arruina la gira por su soberbia. Que él llamó uno de sus fracasos más grandes de su historia.
Hoy Rex Tillerson, un magnate petrolero, bárbaro, tipo Bush, y peor que Trump. Le habla a Peña Nieto, Macri, Kusinsky, Temer, Santos, como lo que son, sus sicarios, a quienes no habla, sino grita y ellos se colocan como perritos falderos.

Muestra su egocentrismo, su injerencia sin escrúpulos y su estilo mafioso mientras se pasea y recibe honores y aplausos ¿Será la nueva cara estadounidense en la escena internacional?. ¿O tal vez es la misma cara que ahora, hasta, prohíbe elecciones presidenciales en Venezuela? A sus recaderos de aquí no los nombro por pena.

@TutuMonsalve

Tulio Monsalve

Agregar Comentario

Click here to post a comment