Inicio » Opinión » Derrotas

Derrotas

    Compartir

Aurora Lacueva.- En medio de condiciones socioeconómicas desastrosas y un ambiente político de amargo enfrentamiento, ocurrieron las elecciones, con una participación inferior al 50% de los potenciales votantes y llamados a la abstención de un sector de la oposición.

Cerramos con la solicitud de repetición del proceso que hicieron candidatos perdedores, dadas las irregularidades que -según denuncian- ocurrieron. Hay que lamentar el control en los “puntos rojos”: pues no es cuestión de militantes del Psuv que se reportan a su organización, sino que son llamados a presentarse en ellos las ciudadanas y los ciudadanos que en esta situación de crisis están recibiendo -como es justo- alguna ayuda del Estado. Se ofrecieron millones del dinero de todos a cada votante que se registrara por allá (“dando y dando”).

Difícil creer que el ganador de los comicios simplemente debe prepararse para asumir durante seis años la presidencia de la República de modo rutinario. Ojalá prive la sensatez en todos los sectores y se retome el diálogo con seriedad: resulta necesario llegar a acuerdos de convivencia entre las diferentes facciones políticas, que nos permitan ir construyendo una salida razonable a la actual coyuntura. Hay tánto que pudiéramos hacer en educación, salud, industria, agro, ambiente…, hay tantas posibilidades de avance y bienestar para nuestro país, y en cambio estamos atrapados en esta espiral de hiperinflación, caída de la producción petrolera, empresas improductivas y fallas en servicios públicos, con sus consecuencias de hambre, enfermedad y emigración. Una espiral alimentada por malas decisiones económicas que el gobierno ha sido incapaz de rectificar. A esto se le suman desde el año pasado las sanciones de potencias extranjeras que, castigando abusivamente a todo un pueblo, impiden obtener financiamiento y dificultan posibilidades de abastecimiento.

El presidente Maduro y los dirigentes de gobierno y Psuv no han asomado ninguna medida nueva que dé respuesta a la insoportable crisis que vivimos. Mientras el país se deteriora insisten en las mismas políticas que ya fracasaron. El riesgo es grande de caer en un foso de empobrecimiento y retroceso prolongados, mientras los gobernantes recurren a la represión para conservar el poder. El diálogo puede evitarlo.

Aurora Lacueva
lacuevat@hotmail.com

Agregar Comentario

Click here to post a comment