Democracias autoproclamadas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tiene la palabra Cinthya Machado Zuloaga: “Ocurre que tú tienes que imitar a la gente que viene triunfando. A la gente que se ha ganado a pulso y con talento el lugar que quiere ocupar en la historia. Y de repente vienes y das un golpe de Estado y te autoproclamas siguiendo el ejemplo de un pirata, de un mediocre, de un mejor es nada, que es el que tenemos aquí, que nadie en ningún país del mundo sería capaz de imitar su ejemplo, precisamente porque ya tiene más de diez meses autoproclamado y lo único que ha hecho es robar y retratarse con una banda de paramilitares como son los Rastrojos.

Entonces no es necesario ser muy inteligente para decir que lo que está haciendo la señora Jeanine Áñez en Bolivia no tiene ni un poquito de legalidad constitucional, aunque Trump y Almagro le quieran poner todo el apoyo del mundo”. Se detiene Cinthya. Espera que el mesonero coloque las dos tazas de café sobre la mesa para tomarse un poco y seguir.

El mesonero coloca las dos tazas y le dice: “Yo estoy a punto de autoproclamarme su más fiel admirador, mi jefa de gobierno”. Y Cinthya sonríe, y eso es suficiente para que el mesonero se tambalee, pero logra aguantar el golpe y da media vuelta y se va lleno de contento.

Cinthya toma un poco de café y sigue con la palabra: “Los filósofos griegos, los pensadores del ágora deben estar temblando ante la brutalidad nuestra que se está poniendo de manifiesto. Porque lo que ellos llamaron democracia, gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, ahora es otra cosa. Ahora es gobierno mío, de mí y para mí, como dirían los dos autoproclamados que no han pasado por ningún conteo electoral sino por la decisión de Trump y Almagro, y ellos creen que son los que hacen la democracia.

Mi padre dice que Estados Unidos invadió a Irak para llevarle la democracia, así decía, también invadieron a Libia para llevarle la democracia, es decir, que en nombre de la democracia están haciendo lo que les da la gana, y ahora no invaden, sino que compran y manejan a su antojo a los lacayos locales, regionales y nacionales”. Vuelve a tomar café y termina diciendo: “Las democracias autoproclamadas son la última moda, cómo será la cosa, que Pedro Carmona Estanga dijo que ante esas dos autoproclamaciones, la que él hizo el 12 de abril de 2002 fue mucho más legítima”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×
Publicidad
×