Conversaciones chucutas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Es raro pero a veces “los extremos se tocan”… y sucede que los más encarnizados opositores al diálogo son Donald Trump y Diosdado Cabello.

Quedarán como “habladores de pistoladas”… si las conversaciones en Oslo y La Habana prosperan.

Como liberal no tengo duda alguna sobre que es preferible encontrar soluciones civilizadas a nuestra tragedia. Valga decir diálogo, negociación y acuerdos mediante… antes que continuar destrozando el país sin llegar al extremo de una guerra civil que nos llevaría a la edad de piedra, como los trogloditas.

Escrito esto, adelanto que habiéndose filtrado –grave precedente- los nombres de quienes merced al rol de mediadores de los noruegos conversan a nombre de las partes en conflicto, como si ellos fuesen la Nación… me veo obligado a expresar que los liberales tenemos fuertes objeciones.

Y no solo se trata de que nuevamente nos han excluido arriesgando los excluyentes que más tarde se llame a abstenerse de votar porque no queda más remedio.

Tampoco es lo más relevante recordar que entre quienes aspiran representarnos, uno viene de un fracaso rotundo en la alcaldía de Baruta precisamente por no escuchar a nadie fuera de su círculo íntimo… fracaso que resalta cuando se eligió otro alcalde que con menos hace más. Otro es un ex ministro devenido en banquero… personaje que en Argentina señalarían como “promotor de fondos buitres”.

Quien no entienda que me excuse pero esto es corto y siempre queda Wikipedia.

Pero la objeción mayor se relaciona con que todos los dialogantes son políticos que jamás se han dignado a opinar sobre los verdaderos problemas que nos afligen a los venezolanos. Estos problemas son económicos… por eso más que por la guerrita entre polarizados estamos tan pobres.

Repasando los nombres de quienes dialogan es obvio que esos caballeros no piensan cambiar un ápice el tinglado filosófico y legal que nos empobrece… a ellos les ha ido muy bien.

Apoyando este parecer recuerdo que las filtraciones colaron los posibles acuerdos, todos políticos, dirigidos a que se firme un nuevo Pacto de Punto Fijo con otros protagonistas y en un contexto distinto al de 1958.

Plantean repartirse a doce las gobernaciones por bando y alternar Presidente y Vicepresidente.

¡Pretenden cambiar para que nada cambie!
doalra@yahoo.com
@DomingoAlbertoR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print