Inicio » Opinión » Contra agresión, reciprocidad

Contra agresión, reciprocidad

Ese régimen de privilegios tiene que desaparecer
    Compartir

Luis Britto García.-

  1. Venezuela ha prodigado ventajas y apoyos a países que no nos corresponden. Por ejemplo, hemos celebrado una treintena de “Tratados contra la doble tributación” en virtud de los cuales no cobramos impuestos por sus ganancias en Venezuela a empresas ni a nacionales de los países firmantes. El primero fue suscrito por Rafael Caldera con Estados Unidos.
  2. ¿Para qué conferir inmunidad tributaria a ciudadanos y empresas de un país que nos bloquea, roba nuestros activos en el exterior, agrede y amenaza con intervención militar? De igual prerrogativa disfruta otro conjunto de países que pretende intervenir en nuestra política interna, desconoce a nuestras autoridades y apoya tentativas de desestabilización. Ese régimen de privilegios tiene que desaparecer.
  3. Cualquier Estado que se pronuncie en contra nuestra debe recibir como respuesta la rescisión del Tratado de Libre Comercio que lo favorece. Con Colombia se concertó hace una década el Acuerdo de Cartagena, por el cual se libra de aranceles de aduana y se declaran de libre importación y exportación varios millares de rubros. Ello equivale a un Tratado de Libre Comercio con un país a su vez ligado por otro tratado de libre comercio con Estados Unidos, quien dirige la agresión en contra nuestra.
  4. Persisten asimismo acuerdos cambiarios con Colombia en virtud de los cuales Venezuela permite la libre circulación de nuestras divisas en el exterior y esas di- visas las compran las casas cambiarias colombianas fijando arbitrariamente la tasa de cambio, con lo cual manipulan y van destruyendo su valor. Todos esos acuerdos cambiarios tienen que ser revisados o denunciados.
  5. Afortunadamente nos retiramos de la Comisión y de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, de la OEA, del CIADI, pero todavía debemos revisar normas que menoscaban nuestra soberanía sometiéndonos a tribuna- les extranjeros potencialmente hostiles. Se acaba de sancionar una ley de Promoción y Protección de Inversiones Extranjeras según la cual las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia podrían ser anuladas por tribunales foráneos. Eso no puede ser.
  6. Intensifiquemos la diplomacia multipolar que promovió Chávez, fortalezcamos vínculos con China y con Rusia. Pero no entreguemos nunca a ningún poder externo la soberanía venezolana.Pare de sufrir

Luis Britto García

brittoluis@gmail.com

Agregar Comentario

Click here to post a comment