Cómplices y conductores

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Sí. Todos los conductores son culpables de esta tragedia que hoy recae sobre este expaís de manera agresiva y criminal. Unos por acción y otros por dejar hacer desde el silencio, la irresponsabilidad y la complicidad. Son los que han obtenido algún beneficio o lo ambicionan.

Esta es parte de la reflexión de Pío Tamayo en su hora final sobre la dictadura gomecista que lo condena a muerte como a tantos otros. Es el tiempo de un Estado con un proceder delincuencial dispuesto al asesinato del disidente que no negocie sus posiciones. Y a lo largo del proceso no hay fuerzas opositoras organizadas.

Por ello, la dictadura en 27 años sólo tiene un grave tropiezo: la muerte natural del dictador el 17D-35. ¿Tiene este cuadro similitud con el actual? Aquí rige hoy el mismo Estado independentista que tiene en Bolívar su mayor caudillo y el más acentuado culto. Y cada agente de esa dominación se considera otro Padre Todopoderoso de la “vida republicana”, de la injusticia, utilización y desprecio de la voluntad del colectivo-pueblo. Culpables y cómplices tienen cada vez un mayor espacio.

Y este es un perverso binomio con plena vigencia en diferentes escenarios. Hoy lo vemos actuar en la Universidad Central (UCV), donde los conductores en el 09 solicitan al TSJ nulidad del 34.3 de la Ley Orgánica de Educación que, a diferencia de la Ley de Universidades (LU) vigente, cambia la composición de votantes para elección de autoridades e incorpora a egresados, empleados y obreros. Se ordena elaborar un Reglamento Electoral y no se cumple con la exigencia.

Pero en 2011 no se convoca a elecciones con base en lo dispuesto en la LU. Se decide autoconcederse un interinato indefinido y guardar silencio sobre el asunto. La comunidad asume esa deplorable conducta. El 05F-19 autoridades de la UCV reconocen a Guaidó pero no convocan elecciones. El 27Sep19 el TSJ ordena a la UCV elegir autoridades en 06 meses. El interinato y el silencio fueron sorprendidos.

¿Qué política se elaboró para enfrentar la situación? ¿Cómo negar que autoridades y comunidad tenemos culpabilidad? ¿Vamos ahora al desacato para que el socialismo-comunismo del siglo XXI establezca con su ética educacional la Universidad Central Bolivariana de Venezuela?

Sancho, con estos verticales conductores y respectiva complicidad delincuencial, el colectivo social-pueblo seguirá manipulado y pisoteado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print