Ciudadanía no es inclusión

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Venezuela acaba de entrar nuevamente al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, organismo que tiene por objeto promover el respeto a los derechos humanos. A raíz de esta elección que favorece a nuestro país, quiero hacerles algunos comentarios sobre los derechos fundamentales y dentro de ellos los derechos humanos y el concepto de ciudadanía. Se dice, entonces, al elaborar la teoría, que “cruzando” la distinción que se da entre los derechos de la personalidad y derechos de ciudadanía que corresponden a todos o sólo a los ciudadanos, con la que se da entre derechos primarios y derechos secundarios que corresponden a todas o sólo a las personas con capacidad de obrar, obtenemos cuatro categorías de derechos fundamentales: derechos humanos, derechos públicos, derechos civiles y derechos políticos.

Ahora bien, los derechos humanos conciernen indistintamente a todas las personas como, por ejemplo, el derecho a la vida y al respeto a su integridad física, psíquica y moral; la libertad personal; la libertad de conciencia y de expresión del pensamiento; el derecho a la salud; el derecho a la educación y a las garantías penales y procesales.

Después del nacimiento de la ONU, los derechos humanos son derechos fundamentales dentro de los Estados que los consagran en sus constituciones, pero sucede que en la actualidad son derechos de las personas con independencia de sus diversas ciudadanías. Esto quiere decir que la categoría de “ciudadanía” corre el riesgo de prestarse a fundar una idea regresiva e ilusoria de la democracia porque en la crisis de los Estados y de las comunidades nacionales, a finales del siglo pasado y comienzos del siglo XXI, en relación con el fenómeno de las migraciones en busca de subsistencia, los conflictos étnicos, el nuevo racismo y la diferencia cada vez mayor entre países ricos y países pobres, el concepto de “ciudadanía” ya no es un factor de inclusión y de igualdad. ¿Se acuerdan de la “Ley Arizona” en EEUU donde los marginados e indocumentados no tienen la condición o el status de ciudadano? Es un ejemplo.

Esta problemática la viene planteando Ferrajoli en su extensa obra, en la que concluye diciendo que “los derechos fundamentales, como enseña la experiencia, no caen nunca del cielo, sino que llegan a afirmarse cuando se hace irresistible la presión de quienes han quedado excluidos a

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×