Inicio » Opinión » Cambio de ramo

Cambio de ramo

    Compartir

Roberto Malaver.- Cuando Atahualpa Salazar descubrió que, después de tantas lecturas los políticos, tanto del Gobierno como de la oposición, no estaban interesados en saber nada de escritores, pintores, músicos, artistas y locos, es decir, de eso que llaman cultura, decidió apartarse a meditar un momento en el Bar Bosa que le quedaba en la esquina.

Allí estaba en la mesa, triste, solitario y final, esperando que el mesonero le sirviera la cerveza más cara de la comarca, y mientras tanto anotaba algunas cosas en su libreta. Y se decía para sí: “Hace poco murió la poeta Ana Enriqueta Terán, y por lo visto, muchos de los que gobiernan y de los que están en la oposición todavía no se han enterado quién era. No conocen lo más valioso del país. Goethe decía que había que escuchar música, ver las flores y leer poesía para sentirse bien. También Miguel de Cervantes dijo que había que viajar y leer, viajar para conocer, y leer para vivir; en cambio estos políticos nuestros andan en otra cosa”.

El mesonero llegó con la cerveza y se la sirvió en un vaso bien frío -señal de que sabía cómo se sirve una cerveza- y después se marchó en silencio. Y allí quedó Atahualpa Salazar meditando: “José Ignacio Cabrujas decía que la cultura era la guinda de la torta, es decir, el adornito que le ponen encima para que se vea bonita, y por lo visto dio en el clavo. El presidente Chávez dijo que para que esto sea una revolución tiene que ser cultural; sin embargo pareciera que muchos de sus seguidores han abandonado la lectura y el estudio y el palabreo, en fin, han abandonado la cultura”.

Atahualpa Salazar también sabía que era muy importante la política. Por eso había leído a los griegos. Y no solo eso, supo de negociaciones entre estados para la solución de conflictos, y mucho más; sin embargo, también sabía que era vital tener esos conocimientos que, según decía, nuestros políticos, tanto de oposición como de Gobierno, no tienen. Y después de tomarse un trago de la cerveza que se calentaba en la mesa, se dispuso a tomar una importantísima decisión, estuvo tentado a ponerse de pie para asumirla mejor así, de pie y con firmeza, pero prefirió seguir sentado, y se dijo: “A partir de hoy, cambio de ramo, abandono esa política y me dedico a mi cultura”.

Roberto Malaver | @RobertoMalaver

Agregar Comentario

Click here to post a comment