Bambú

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Casas de bambú ¡Baratas y sustentables! Escuché al ecólogo Freddy Lovera hablando sobre el bambú, un vegetal hermoso que podemos usar con provecho, respetando a la naturaleza. A veces se desprecia como maleza, pero sus beneficios son importantes y diversos, como saben los pueblos de Asia desde hace milenios.

También entre nosotros hay tradición de su uso, aunque limitada y hasta arrinconada. En Venezuela tenemos varias especies nativas de bambú, siendo una de las más promisorias por sus propiedades físicas y mecánicas, Guadua angustifolia.

Esta gramínea resulta un excelente material de construcción, para viviendas duraderas, resistentes a terremotos y libres de humedad. Incluso, las cámaras de aire que se forman en sus varas aíslan de ruidos y del calor externo. Usar bambú implica construir con elementos cercanos, sin tener que transportar en gran cantidad insumos como cemento o cabillas, cuya producción y traslado tienen un costo ambiental alto.

Pienso que sería interesante que el Ministerio de Educación se planteara la edificación de escuelas más ecológicas usando materiales naturales, como el bambú o los de la llamada “arquitectura de tierra” –adobe, bahareque, tapia…-. De este modo, se obtendrían locales de calidad, económicos y amigables con el ambiente. Locales que por sí mismos ya enseñarían a cuidar nuestro planeta.

Con el bambú también se pueden fabricar muebles, como nos muestra la vecina Colombia donde se ha avanzado algo en esta línea. Y es posible elaborar papel, al igual que lo hace de modo importante China. Por otra parte, resulta excelente para reforestar, protegiendo las cuencas de los ríos: crece rápido, evita la erosión de los suelos, y mantiene su humedad. Así mismo, ayuda a luchar contra el cambio climático, pues absorbe más dióxido de carbono que muchos árboles.

Otras de sus ventajas son que se propaga con facilidad y el mantenimiento de sus plantaciones es barato. Aporta también valores estéticos: son bellas las verdes cortinas que forman sus esbeltas cañas y afiladas hojas.

Es clave usar mejor nuestros recursos, combinando saberes tradicionales, investigación científica y tecnologías de avanzada. En este caso, incorporando estudios genéticos, agronómicos, geográficos, arquitectónicos…

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print