Inicio » Opinión » Aurora Lacueva | Hacia el posrentismo con las universidades

Aurora Lacueva | Hacia el posrentismo con las universidades

    Compartir

Posiblemente estemos de acuerdo con que es necesario dejar atrás el rentismo, pero en ese esfuerzo, ¿qué papel deben jugar las universidades? Poco se habla de ello. Me apresuro primero a reconocer que sin una buena política macroeconómica, los intentos de diversificar nuestra economía y ser más productivos no podrán llegar lejos. Así, se necesita unificar el tipo de cambio, subsidiar de modo directo y efectivo a las personas y no a los bienes, parar el crecimiento a lo loco de la masa monetaria, y frenar la corrupción y la ineficiencia en las empresas estatales, entre otras medidas. En ese marco se hace posible, en vez de buscar préstamos -que pueden perderse en malos manejos o fuga de capitales-, atraer inversiones en industria, agro, turismo… que aprovechen de manera sustentable nuestros recursos y nos ofrezcan buenos trabajos y nuevas oportunidades de capacitación y de participación. La inversión extranjera y de particulares nacionales se hace necesaria porque el Estado por sí solo no puede financiar nuestro crecimiento.

Cuanto antes se den los cambios señalados, más pronto podremos empezar a salir del estéril rentismo. Y conviene desde ahora involucrar más a las universidades en un desarrollo económico que se quiere soberano y profundo; ellas son pieza clave para alcanzarlo. Nuevos emprendimientos, más allá de la mera extracción de petróleo o minerales, plantean nuevos retos que deben resolverse mediante la innovación y la investigación científica y tecnológica. Las mismas pueden comprarse afuera y cuando se requiera debe hacerse, pero también han de generarse de modo abundante en el país y en centros avanzados que formemos con otros países de nuestra región. Así, en toda iniciativa posrentista el Estado debe incorporar a las universidades proponiéndoles proyectos concretos con apoyo suficiente: estudios geográficos y ambientales, ensayos agrícolas, mejoras en procesos industriales, sustitución de materias primas importadas por nacionales, aplicaciones de tecnología de punta, formación laboral más efectiva y de mayor aliento, investigación-acción sobre autogestión y cogestión de trabajadores… Necesidades hay muchas y las universidades se dinamizan y fortalecen al contribuir con procesos reales de beneficio colectivo.

lacuevat@hotmail.com