Inicio » Opinión » Asalia Venegas S. | Fidel

Asalia Venegas S. | Fidel

El recorrido de este luchador, impregnado por el pensamiento de José Martí, no solo para liberar a Cuba de la dictadura opresiva de Batista, lo condujo por un camino lleno de dificultades
    Compartir

Once letras componen su nombre: Fidel Castro. Ha muerto el último de los grandes. Su accionar político removió los cimientos de la isla de Cuba. Su inédita hazaña con el Granma, al lado de los jóvenes soñadores que se enrolaron en aquella expedición, calibrando conscientemente lo aguerrido de la acción que cambiaría los destinos de la Isla, lo catapulta en el continente.

Tiempos muy difíciles aquellos, en pleno macarthysmo, los futuros guerrilleros de la Sierra Maestra, en su lucha desde 1953, conocían las atrocidades de las que era capaz la dictadura de Fulgencio Batista. De aquella expedición, abortada por los esbirros de la dictadura, sobrevivieron solo 12 de ellos. El juicio que le siguen a los sobrevivientes de la gesta heroica, lleva a Fidel Castro a defenderse solo, donde pronunciará la famosa frase por la cual todavía se le recuerda: “La historia me absolverá”.

El recorrido de este luchador, impregnado por el pensamiento de José Martí, no solo para liberar a Cuba de la dictadura opresiva de Batista, lo condujo por un camino lleno de dificultades. Estados Unidos -en plena Guerra Fría- no aceptaba que en lo que ellos consideraban su “patio trasero” insurgiera un movimiento con las características que tendría la revolución cubana.

La invasión de Bahía de Cochinos, la crisis de los misiles. El Gobierno gringo ensayó, aplicó y practicó todo para acabar con Fidel. Atentados por doquier, múltiples amenazas, guerra mediática -dentro y fuera de la isla- hasta llegar al criminal bloqueo que todavía pende sobre Cuba. La revolución cubana, con Fidel Castro a la cabeza, ha resistido estoicamente todos los embates que se pueda imaginar. De pie siempre, sin arrodillarse, pasando tiempos durísimos para su población, Cuba siempre ha sido un ejemplo.

Humanista, luchador, estudioso, de una memoria increíble, lector inagotable y acucioso, su visión de futuro lo llevó a estar pendiente de las luchas de diferentes pueblos. En territorios como Namibia, Angola y Suráfrica, en cuyos procesos de ruptura colonial contribuyó grandemente, incidió para la fractura del apartheid. Testigo y actor del convulso siglo XX, hizo historia y será recordado como un grande hombre. Hoy los pueblos del mundo le rinden tributo en sus exequias en su amada Cuba.

Profesora UCV

Agregar Comentario

Click here to post a comment