Aquiles cumplirá 100 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Este año el escritor Aquiles Nazoa cumpliría 100 años. Los cumple para nosotros que no dejamos de recordarlo, de leerlo, de revivir su presencia en vivo y a través de todo lo que hacía incansablemente, convirtiéndose, sin lugar a dudas, en un emblema del país, y sobre todo de Caracas.

Como amigo cercano a mis padres, Aquiles nos visitaba con frecuencia en Maracaibo: hacía cosas insólitas para ello. Recuerdo un día en que lo fuimos a buscar al aeropuerto y él venía muy entusiasmado, porque acababa de terminar un cuento y quería que le escucháramos leerlo; nos reunió a toda la familia en la sala de la casa de El Milagro y allí, con solemnidad en su lectura emotiva nos leyó nada menos que Historia de un caballo que era bien bonito.

Recibidos los aplausos y comentarios celebratorios dijo que tenía que regresar a Caracas. Esa escena no la olvidaré y es un recuerdo significativo del concepto que Aquiles tenía de la amistad como un acto de complicidad que genera cosas hermosas y cercanías inviolables.

El alcance de su obra es difícil de calcular, porque combina todos los géneros literarios y el espíritu de un investigador, cronista, humorista, siempre despierto ante su entorno y lo que estaba más allá también.

Amante de la justicia, soñador, con alma de niño y corazón de héroe justiciero.

Su vida de niño y adolescente estuvo siempre dedicada al trabajo, ejerció muchos oficios con vasos comunicantes, que le permitieron aprender lo no previsto por la escuela; autodidacta, aprendió idiomas de lectura y escucha. No descansaba en ese curucutear, buscar, investigar, como una demostración espontánea de su conexión con la vida.

Periodista desde muchas perspectivas, su curiosidad por el entorno fue su mejor bandera. La curiosidad por todo era la guía que le conducía a la creación y el amor por su entorno humano.

Siempre le recordaremos, y él y su obra debe reconocerse como un emblema de Venezuela vista en su belleza, consistencia humana, ternura y sable, esencial y acogedora. Todos debemos celebrar este cumpleaños.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
Publicidad