Inicio » Opinion » Duchas de vergüenza

Duchas de vergüenza

    Compartir

Roberto Hernández Montoya.- ¿Y qué será de la vida de Freddy Guevara? Es por una duda que tengo. Solo pregunto por ese pero hay cerca de él un gentío que se ha vuelto polvo cósmico, abandonado por su jefatura y su feligresía. Lo que pasa también es que tengo memoria corta para casos así.

El banquero Manuel Antonio Matos se ofreció para luchar bajo el mando de su enemigo el presidente Cipriano Castro en 1902, cuando las potencias bloquearon nuestros puertos. Había pagado y comandado una tal Revolución Libertadora contra Castro. Así eran aquellos banqueros, sifrinos pero patriotas a horas decisivas. No siempre fueron vendepatrias, algún residuo de vergüenza guardaban en la caja fuerte. También el levantisco Mocho Hernández ofreció su brazo restante para luchar contra los musiús bajo el comando de Castro.

Hoy no. Ahora hay quien suplica al capital hegemónico que nos mate de hambre. Y encima se ufana de ello. Ya no se esconde, se da baños de vergüenza en plena calle, por televisión, por redes sociales. Delante de sus hijos, de su madre. Y culpa al gobierno que está batallando contra la escasez que causa junto con la corrupción que todavía no ha imputado Tarek William Saab. Nunca pensé que viviría para ver infamia tan tamañosa.

Mi estómago se había cansado de las náuseas por la hipocresía de la dirigencia adecopeyana. Ahora se fatiga con el descaro que inauguró Carlos Andrés Pérez y ha llegado a la histeria de, por ejemplo, uno que sostiene que Venezuela es más peligrosa que Irak con sus armas de destrucción masiva, para suplicar arrastrado que nos invadan ya ya ya y armen otro genocidio, por un puñado de dólares, porque tampoco es que les tiran mucho por vendernos. No escribo su nombre y el de otra gente para no embadurnar tus ojos.

La batalla por la vergüenza es campal, pública, notoria y comunicacional. El marqués de Sade se hubiera sonrojado. Una sostiene que hay que reciclar los barriles del petróleo, uno por uno, y se queda tan ancha. Otro desbarata la industria petrolera y alega rompiéndose la camisa de 11 varas que solo él es intérprete fiel del Legado. No van más abajo porque no hallan la escalera. ¿Cómo se llama eso? Los diccionarios no ayudan. Si tú sabes mándame un tuit. Gracias.

Roberto Hernández Montoya

@RHM1947

Agregar Comentario

Click here to post a comment