Inicio » Opinion » El Cabildo y el mercado caraqueño

El Cabildo y el mercado caraqueño

    Compartir

Mario Sanoja Obediente.- La consolidación de Caracas como ciudad puerto vinculada a La Guaira determinó, a partir del siglo XVI un aumento de la población y un crecimiento económico importante. Sin embargo, Caracas todavía no contaba con fuentes de abastecimiento alimenticio adecuadas a la demanda local, debido a la ausencia de un mercado organizado. Por esas razón, el 8 da abril de 1617 el Cabildo, en vista de la ausencia de maíz y otros productos alimenticios, prohibió sacar de la ciudad ningún tipo de bastimento sin la licencia requerida.

El comercio privado se ejercía directamente entre el productor y el consumidor, o a través del intermediarios que llevaba los productos de casa en casa, La mayor parte de los primeros comerciantes y productores caraqueños eran indigenas, posiblemente descendientes de la etnia caribe toromaima, quienes formaban el eslabón que unía el campo con la ciudad. A lo largo de esa cadena de distribución pasaban diversos productos vinculados con el consumo cotidiano de la población tales como granos, hortalizas, frutos, quesos, leche, carne de res o de cerdo, pescados frescos o salados, aves de corral, huevos, asi como bienes mubles como chinchorros, cacharros de barro para cocinas o guardar el agua, cucharas y trinchantes de madera, cobijas y telas de algodón, canastos o cestas, arreos para las bestias, sebo de ganado para hacer velas o utilizarlo como lubricante, sal cueros de vacuno y aguardiente, posiblemente de caña o de cocuy.

Todos esos productos eran elaborados por las artesanas y artesanos indigenas que conformaban una importante fuerza de trabajo productiva que mantenia la reproducción de la vida cotidiana caraqueña. A la par de lo anterior, por el puerto de La Guayra entraban otros productos importados de España las botijuelas de vino, de aceite, de aceitunas, las llamadss “cajas de ropa perulera” donde posiblemente de transportaban faldas, faldellines, rebozos y chales, blusas, telas de rouen, zapatos, cintas, etc, que entraban en la cadena de distribución que iba del mayorista importador a los pulperos o tenderos urbanos, a los pulperos de otros pueblos o al consumidor mismo.

Mario Sanoja Obediente
mario.sanoja@gmail.com

Agregar Comentario

Click here to post a comment