Hay que saber elegir grasas de buena calidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Las grasas son un grupo alimenticio importante para los procesos metabólicos de nuestro organismo. La clave para una buena nutrición consiste en aprender a consumir porciones adecuadas de lípidos y escoger los de mejor calidad, como el aceite puro de soya que, al consumirlo con moderación, ayuda a proteger el sistema nervioso y prevenir afecciones cardiovasculares.

Una de las razones por las que este ingrediente es tan versátil, es porque se trata de un aceite neutro, que no altera el sabor de las comidas, por lo que puede usarse para preparar aderezos, salsas, postres y frituras; sin embargo, sus propiedades se aprovechan mejor al consumirlo crudo.

Al tratarse de un alimento que es de mejor digestión que el aceite de oliva, es natural que, cada vez más personas se animen a incluirlo en su alimentación diaria. En Venezuela, la marca pionera en la producción y comercialización de aceite 100% de soya es Naturoil, en su presentación de un litro.

Efecto cardiovascular

El aceite puro de soya cuenta con 61,2% de ácidos grasos poliinsaturados; 22,6 % de ácidos grasos mono insaturados y 16.2 % de ácidos grasos saturados. Los dos primeros son beneficiosos para la salud cardiovascular, ya que ayudan a reducir el colesterol.

Además, es rico en  ácido linolénico omega 3 (ω 3), que ayuda a la prevención de enfermedades cardiovasculares, protege el sistema nervioso, contribuye a controlar la arteriosclerosis y disminuye la lipoproteína de baja densidad, también conocida como colesterol malo.

Contenido nutricional

La grasa extraída de la semilla de soya contiene nutrientes que protegen las membranas celulares, como el beta caroteno y las vitaminas A y E. También es rica en isoflavonas, sustancias vegetales que actúan como estrógenos y ejercen un efecto estabilizante cuando el nivel de la hormona es alto o muy bajo (lo que puede estar asociado a la menopausia).

Otro elemento importante presente en el aceite de soya, es el ácido linolénico omega 6  (ω 6). La correcta combinación de esta sustancia y el omega 3, contribuye a la protección cardiovascular, ayuda a mantener equilibrados los niveles de insulina, previene los efectos de la diabetes, mejora la circulación sanguínea y alivia los síntomas premenstruales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print