Emprender en Venezuela es un beneficio colectivo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Atreverse a empezar desde cero es una de las ventajas que ha dejado la crisis en los venezolanos, la necesidad ha hecho que el ciudadano emprenda nuevos negocios, no solo para su beneficio personal sino para el colectivo.

Sergio Aguado y Ricardo Peña son dos de estos venezolanos que decidieron hacer de la nada un negocio prospero, que alimenta a bajo costo a los ciudadanos. En 2017 crearon la empresa Corporación Don Quijote sociedad anónima, una productora de harina de maíz que semanalmente produce 30 toneladas de ese rubro.

Sergio y Ricardo han sido amigos desde la infancia, oriundos de Anaco (Anz), tienen 25 años de edad, el primero es piloto de avión, el segundo trabajaba para la empresa petrolera.

“Ricardo pensaba irse del país y lo convencí que en nuestra tierra también podemos ser útiles haciendo un producto que tuviera demanda”, relata Aguado.

Invirtieron cinco millones de bolívares y crearon la empresa en Anaco, “compramos materia prima y al año teníamos el galpón, el centro de empaquetado, la oficina administrativa, tres locales del venta al detal, y actualmente estamos construyendo más galpones y terminando la fábrica de Zaraza (Guá) que es donde se empaca”, explica.

Jocosamente cuenta: “eramos un grupo de fracasados que aprendimos que juntos se puede llegar lejos, nos aliamos también con una persona que desde Caracas nos apoya”.

Actualmente prevén que pueden aumentar la producción a 50 toneladas semanales y a 150 para finales de 2019.

Este proyecto no solo es su sustento, también el de 28 empleados que trabajan para ellos incluyendo las personas que desde Zaraza les llevan el maíz en 5 gandolas semanalmente.

Aguado explica que el proceso de hacer la harina es fácil, “se quita la concha del maíz, se trilla, se aplana, se cocina, se calienta en una aplanadora y se mete en el horno por un tiempo y temperatura específica para que la cocción quede completa, queda trillado y molido, y ya está listo para la venta”.

Los empaques que utilizan son de una empresa en Valencia y la distribución actual es hacia El Tigre, Barcelona, Maturín, Zaraza y Puerto Ordaz. El costo del producto es de Bs. 4.800.

Para ellos es importante mantener un bajo costo en el producto por dos razones: crecer en el mercado y ayudar al consumidor. A través de @donquijotevzla se pueden ubicar.

Aconsejan a las personas que desean emprender un proyecto buscar aliados. 


Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Lo más leído

Busca en kioskos o en la Tienda UN tu Guía Líder de Grandes Ligas con la información de los 30 equipos de la Liga Americana y la Liga Nacional, además del mejor contenido sobre los venezolanos de hoy y los más destacados desde que el Patón Carrasquel llegó a la hace 80 años.