Cirujanos bariátricos realizan taller gastronómico «Aprender a comer»

Odry Farnetano
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

A través de un taller de gastronomía cuya premisa es enseñar a comer sano, los cirujanos bariátricos Wartan Keklikian y Argenis Chaparro, buscan orientar no solo a sus pacientes que fueron sometidos a cirugías para bajar peso, sino a todas las personas interesadas en aprender la importancia de la alimentación balanceada.

Ambos cirujanos son amantes de la comida y tienen una gran pasión por la cocina, por cuanto decidieron desarrollar, en paralelo al desarrollo de sus carreras como cirujanos, el desarrollo de este emprendimiento culinario.

Durante el primer Taller Taller Gastronómico para pacientes post bariátricos: ‘Aprendiendo a comer”, en las instalaciones del Gruppo Doimo realizado el pasado 14 de noviembre, los especialistas presentaron hablaron acerca del valor energético de los alimentos, tasa metabólica basal y cómo se deben preparar los comestibles para no tener ningún tipo de carencias. Realizaron preparaciones en vivo, que fueron degustados por los asistentes.

Después de la cirugía bariátrica, el estómago queda reducido y eso hace que los pacientes se llenen muy rápido, coman menos y puedan tener deficiencias nutricionales derivadas de la baja ingesta de alimentos. Por ello, es importante que aprendan a comer correctamente para poder aportarle al organismo los nutrientes que necesita y evitar problemas de salud.

Uno de los más comunes es la carencia de vitaminas y minerales, como: hierro, calcio, vitamina B12, tiamina, ácido fólico y proteínas, razón por la cual es necesario complementar la alimentación con suplementos multivitamínicos que ayuden a prevenir tales deficiencias, explicó el doctor Wartan Keklikian, cirujano bariátrico del Instituto Médico La Floresta.

Ceviche y Causa Limeña fueron algunos de los platillos preparados en la jornada

En el taller los chef prepararon prepararon un menú peruano compuesto de 7 platos: causa limeña, ceviche de
pescado, anticucho de carne con salsa de ají, papas a la huancaína, rocotos rellenos, chupe de pollo, crema de rocoto y chicha morada, para enseñar el valor energético de la comida y cómo se puede comer después de una cirugía bariátrica.

Cómo lograr el equilibrio

Chaparro señaló que el 60% de la energía se consume a través del metabolismo basal, que son todas aquellas funciones que cumple el organismo sin que nos demos cuenta, como la respiración y el bombeo del corazón; 30% por la actividad física diaria y 10% por digestión de los alimentos y absorción de nutrientes.

Para que haya un equilibrio, “la cantidad de alimentos que ingresa a nuestro cuerpo debe ser equivalente a la de la energía que utilizamos. Si el ingreso supera el egreso, en el caso de una persona con sedentarismo que consume más calorías de las que elimina con la actividad física, vamos a tener un paciente con sobrepeso u obesidad”, explicó.

Pero también se produce un balance energético negativo cuando la cantidad o el egreso supera el ingreso, es decir, cuando se hace más actividad física o gasta más calorías de la que se consume con la alimentación. Las fuentes de energía provienen de tres macronutrientes que son fundamentales: las grasas que aportan 9 kilocalorías por gramos (kcal/g), los carbohidratos (4 kcal/g) y las proteínas (4 kcal/g). “En relación al alcohol, un gramo aporta 7 calorías y es por eso que el paciente operado, o que se va a someter a una cirugía bariátrica, no debe consumir ningún de bebidas alcohólicas por cierto tiempo”, añadió Keklikian.

Este es el primero de una serie de eventos gastronómicos que realizarán en Caracas y en otros estados del país.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×
Publicidad
×