Seis claves para entender el escenario poselectoral de Argentina

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

En el mismo momento en el que salió el primer dato de las elecciones primarias argentinas del domingo, el panorama cambió por completo: se esperaba una leve ventaja del candidato presidencial peronista, Alberto Fernández, sin embargo, su triunfo fue avasallante, a lo cual la economía argentina no tardó en reaccionar.

El peso se desmoronó frente al dólar, la bolsa argentina reaccionó con una de sus peores jornadas históricas y la prima de riesgo se disparó a su máximo de la era de Mauricio Macri.

MERCADOS INTRANQUILOS

La mañana siguiente a las elecciones, Argentina se despertó con un fuerte revés de parte de los inversores locales y extranjeros, con un desplome histórico de la bolsa, que perdió un 37,93 % al final de la jornada, varios títulos cayeron más de la mitad de su valor, mientras el dólar pasaba de cotizar de 45 a 60 pesos, para estabilizarse en 55 al final del día.

Este martes, la tormenta disminuyó en la bolsa, que antes del cierre repunta en cifras cercanas a un 6 %, pero el peso siguió con su caída, el dólar cerró a 58 pesos, 3 más que ayer, a pesar de que el lunes el Banco Central elevó fuertemente la tasa de referencia hasta el 74 % y vendió dólares de sus reservas.

CRISIS EN ASCENSO

La actual crisis económica argentina, que comenzó en abril de 2018, tuvo ya en junio y agosto de ese año dos corridas cambiarias similares a las de estos días que se tradujeron a los precios en todos los sectores, por lo que puede esperarse que suceda algo similar después de esta semana.

La inflación creció un 2,7 % en junio, una cifra baja comparada con la de otros meses de la crisis, y se espera que el dato de julio siga esa tendencia, pero el problema es que esos datos positivos quedan desactualizados por el escenario poselectoral.

 32 % de la población vive en la pobreza según datos oficiales, y parte de los que se encuentran al límite de la pobreza son susceptibles de sumarse a esa cifra si la crisis se recrudece.

LAS PRIMARIAS QUE DEFINIERON EL ESCENARIO DE OCTUBRE

Para estas elecciones primarias argentinas, las encuestas vaticinaron un resultado casi parejo e incluso los mercados respondieron antes de tiempo con una muy buena jornada bursátil el viernes previo a los comicios.

Las encuestas y los mercados se equivocaron y Alberto Fernández, que lleva a la exmandataria Cristina Fernández (2007-2015) como candidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, sacó el 47,65 % de los votos frente al 32,08 % que obtuvo el actual presidente, Mauricio Macri.

El triunfo de Fernández dejó la partida definida para las elecciones que valdrán, las presidenciales del 27 de octubre: si Alberto Fernández saca los mismos resultados, será presidente sin segunda vuelta -necesita el 45 % o más del 40 % y diez puntos de ventaja sobre el segundo-.

MACRI CULPA A KIRCHNER

En una rueda de prensa el lunes por la tarde, el presidente prometió tomar medidas ante la fuerte depreciación del peso, descartó cambios en su Gabinete y culpó al kirchnerismo de la jornada fatal en los mercados, minutos después de que su rival en las elecciones le pidiera a él que se hiciese cargo.

“No tienen credibilidad en el mundo” y “tienen que demostrar que van a hacer algo distinto que lo que hicieron antes”, fueron dos de las frases con las que analizó el panorama.

Esto mientras mandaba el aviso a los ciudadanos de que lo que sucedió el lunes es una muestra de lo que puede pasar en octubre si el Frente de Todos llega al poder, y él insiste en que el único camino posible para que Argentina mejore es el que propone su Ejecutivo.

ALBERTO FERNÁNDEZ SE MANTIENE CÓMODO

El resultado electoral deja a Alberto Fernández en la mejor posición posible y en una de sus primeras declaraciones tras el mal comportamiento de la economía el lunes, se refirió a que es Macri quien debe ocuparse de ello.

“Estamos empezando una campaña nuevamente, el Gobierno tiene que gobernar, nosotros somos oposición”, dijo a su salida de una reunión con Cristina Fernández.

Rechazó las acusaciones de Macri, quien insiste en culpar de todo a Kirchner. “Él, en vez de decirle al mercado que no está en riesgo la economía porque los que vienen es gente sensata, le dice que somos una banda de locos. El único responsable de lo que pasa en Argentina se llama Mauricio Macri”, aseveró Fernández.

Dijo que le gustaría contar con Roberto Lavagna en su gabinete, quien resultó tercero en las primarias del domingo y que desempeñó como ministro de Economía tras la crisis de 2001, con una gestión que logró reactivar la economía.

Aseguró que no planea un “economía cerrada” y con “cepo” y recordó que, de hecho, criticó las restricciones cambiarias y comerciales impuestas durante el Gobierno de Cristina Fernández.

Con información de agencias y medios locales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×