Lavrov espera que el diálogo en Barbados culmine en “un acuerdo satisfactorio para todos”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Para el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, la situación en Venezuela “está cambiando para mejor” y “empieza a prevalecer el sentido común”, por lo que espera que este diálogo desemboque en “un acuerdo satisfactorio para todos”, en primer lugar para el pueblo venezolano.

En entrevista con RT, antes de emprender su gira a Cuba, Lavrov destacó que Rusia dialoga activamente “con todos los representantes del terreno político” del país, tanto con el Gobierno como con la oposición, y que explica a los partidarios de Juan Guaidó que se ponen en contacto con Moscú que “son inadmisibles sus intentos de solucionar sus problemas provocando una intervención desde el exterior”.

Por otro lado, el jefe de la diplomacia rusa aseguró que “muchos países de la región” —incluidos aquellos que exigen la renuncia del presidente Nicolás Maduro— “se oponen categóricamente a la idea del uso de la fuerza”. 

Los países latinoamericanos “nunca aceptarán un escenario militar”

En general, cuando EE.UU. adoptaba “una postura más agresiva” hacia Caracas, “se entendió que con Venezuela no se acaba la cosa”, y que “Cuba y Nicaragua serían los siguientes”, recuerda el canciller ruso, que considera que la afirmación de las autoridades estadounidenses acerca de que la Doctrina Monroe sigue viva es “un hecho” y representa una posición “muy arrogante y desafiante”.

En este sentido, el ministro está seguro de que incluso los países latinoamericanos que apoyaban a EE.UU. y se mostraban a favor del cambio de poder en Venezuela, “nunca aceptarán un escenario militar”, de forma que, si alguien en Washington “decide usar la fuerza”, toda América Latina “se mostrará en contra”.

“Creo que los países latinoamericanos tienen su propio sentimiento de orgullo y de justicia”, explica Lavrov, agregando que “todo esto nos permite tener esperanza en que se encuentren soluciones de paz y vías pacíficas para salir de la crisis de Venezuela o de cualquier otra parte de la región”. 

Más allá de la región, el ministro ruso de Exteriores destacó que el mundo de hoy es, en general, “multilateral”, con un número cada vez mayor de ejemplos de desarrollo de nuevas economías, como China y la India, que “están creando nuevos centros de influencia económica y financiera”, lo que conlleva “influencia política”.

“Ignorar esa realidad es algo imprudente y poco perspicaz”, advierte Lavrov, que señala que, si bien es posible que EE.UU. obtenga “algunas ventajas inmediatas” al extender sus sanciones unilaterales “a todos los participantes de la sociedad internacional”, su efecto “no va a durar mucho” y, finalmente, “terminarán por perjudicarse a sí mismos”.

“Sí, es posible mediante sanciones unilaterales, severos ultimátums y la aplicación extraterritorial de sus propias leyes injustas, obtener algún beneficio por uno, dos o tres años”, admite Lavrov, para matizar que, a largo plazo, EE.UU. “tendrá que resignarse a entender que el desarrollo económico del mundo exige compromisos, soluciones justas y el cumplimiento de reglas que deben ser iguales para todos”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad