Golpe de Estado en Bolivia: Evo Morales dimite para preservar la paz en el país

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, informó este domingo la dimisión de su cargo, ante el golpe de Estado ejecutado en su contra.

Durante unas declaraciones el mandatario explicó: “Decidí renunciar a mi cargo para que Carlos Mesa y Luis Camacho dejen de maltratar y perjudicar a miles de hermanos (…) Tengo la obligación de buscar la paz y duele mucho que entre bolivianos nos enfrentemos, por esta razón envío mi carta de renuncia a la Asamblea Plurinacional de Bolivia”.

El Presidente boliviano sufrió el desmoronamiento de su gabinete tras masivas renuncias como los casos del viceministro de Turismo, Marcelo Arze; la presidenta del Tribunal Supremo Electoral, María Eugenia Choque; la ministra de Planificación, Mariana Prado; así como el senador electo por el Potosí, René Joaquino; el gobernador Juan Carlos Cejas y el alcalde Williams Cervantes, por el departamento.

“Estoy renunciando precisamente para que dirigentes del Movimiento al Socialismo no sigan siendo hostigados, perseguidos, amenazados, para que no sigan perjudicando a la gente más humilde, a los comerciantes de Santa Cruz y a los transportistas”, aseveró.

En ese sentido, lamentó que la policía se desplegara para atentar contra la democracia y unirse a estos grupos de choque de la derecha contra la paz social usando la violencia y el amedrentamiento hacia el pueblo boliviano.

Por su parte, el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linares, también presentó este domingo su dimisión al cargo asegurando que la decisión es tomada para detener los hechos de violencia en el país, “para que no golpeen más a nuestros hermanos”, manifestó.

Morales rechazó indignado las muestras de fascismos que obligaron a muchos ministros a renunciar a su cargo, ante las amenazas, atentados, secuestros de familiares y hasta quema de sus viviendas.

Calificó las acciones de violencia como un golpe cívico-político-policial. 

Sin embargo, resaltó que “la lucha no termina acá. Los humildes, los pobres, los patriotas vamos a continuar con esta lucha por la igualdad, la paz y, en este momento, es importante decir que es mi obligación como presidente indígena y de todos los bolivianos lograr esta pacificación”, expresó.

El Jefe de Estado deja un país con altos índices de desarrollo humano, garantizando los derechos fundamentales de la población y con un crecimiento económico de 4,5 por ciento, según Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×
Publicidad
×
Publicidad
×