Thalía Olvino: “Estoy muy orgullosa de mí”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La menor de la famila Olvino Torres, Lulyana Thalía, pasó de ser “la reina de la casa” a la soberana de todo el país. Confiesa que no se opone a las cirugías, que no le teme a medirse con una persona trans y dice que la imagen que llevará de los venezolanos al mundo es la de gente optimista y con ingenio para salir de las dificultades

Dicen que las venezolanas sueñan desde niñas con una corona, ¿fue ese tu caso?
Siempre me ha interesado el mundo del entretenimiento, la moda y el modelaje; pero como era muy alta, mis papás quisieron que utilizara mis aptitudes para el deporte. Me inscribieron en natación y luego en nado sincronizado, lo que me ayudó a generar confianza.

Naciste en Carabobo, pero representaste a Delta Amacuro. ¿Conoces la región?
No es mi estado natal, pero me conecté muchísimo con él y aunque no lo pude visitar me informé muchísimo, hablé con deltanos, me conecté con su cultura, con la historia indígena y con su importancia por ser el lugar donde se encuentra el Orinoco. Me encantaría visitarlos y agradecer su apoyo.

¿Esperabas ganar o el triunfo te tomó por sorpresa?
Sí me lo esperaba, porque me preparé mucho y me enfoqué en ello. Aproveché todas las oportunidades que tuve para destacarme y eso fue sumando. Esa noche estaba muy tranquila porque sabía que estaba en una muy buena posición.

¿Cómo era tu día normal antes y cómo es ahora?
Antes era una muchacha común, dedicada a mis estudios. Para mí la educación y la formación son muy importantes. Soy TSU en Mercadeo, y con las pasantías tuve mi primera experiencia laboral en una empresa en Valencia. El Miss Venezuela cambió mi vida, aunque el reinado es también como trabajar para una empresa. Ahora me preocupo más por mi imagen y desarrollar mi marca personal. El cambio más drástico fue mudarme a Caracas, salir de mi zona de confort y alejarme de mi familia.

¿Ser bella fue una maldición o una bendición?
(Risas) Yo diría que una bendición porque con la belleza puedes irradiar confianza, seguridad; con tu encanto puedes conectar mucho más con las personas. Siempre he apostado a la excelencia y que todo lo que haga represente lo que yo soy: una persona dedicada y centrada y, por supuesto, con el encanto que toda mujer tiene.

Circulan fotos con señalamientos hacia tu padre. ¿Cómo lidias con ser una figura pública?
Es fuerte, creo que las noticias amarillistas que aparecen en los medios de comunicación evidencian que todavía nos falta muchísimo por madurar como sociedad. Esto es algo para lo que nos habían preparado en el Miss Venezuela. Estoy lista como mujer, como venezolana, como Miss Venezuela, para enfrentarlo. Lo que quiero es llamar a la tolerancia, al respeto y a la unión.

¿Qué piensas de las cirugías estéticas?
Estoy muy orgullosa de mí, de mi cuerpo, de cómo soy y de mi aspecto. Se siente muy bien haber llegado hasta acá con mi belleza natural. No estoy en contra de las cirugías, porque nos hacen realzar o mejorar algún detalle físico, por lo que estoy abierta a las recomendaciones que me puedan dar.

¿Estarías de acuerdo en competir con una transgénero?
Completamente. Los concursos de belleza buscan a una mujer que tenga esencia, que impacte, que tenga contenido y eso depende de ti y no de las diferencias físicas. En el deporte sí es distinto porque es de tu cuerpo, de tu genética de lo que va a depender tu desempeño.

Háblanos de la labor social.
Me encanta ser vocera de esta nueva era del Miss Venezuela que busca resaltar la belleza que se aleja de medidas y estereotipos. Este título no es algo para empoderarme sólo a mí, sino a las venezolanas, a las niñas que me ven. Me encantaría llevar mi proyecto social hacia ese ámbito.

En la Venezuela actual, ¿cuál crees que es el propósito de un concurso de belleza?
El Miss Venezuela es historia y es parte de nuestra cultura. Sin duda mi propósito es trabajar por enaltecer eso, la esencia que tiene la mujer venezolana y lo que podemos aportar a la unión, a la tolerancia y la resiliencia en los jóvenes, porque si bien estamos viviendo una situación muy crítica, aún hay oportunidades.

¿Cuál es la Venezuela que quieres que vea el mundo?
Los venezolanos son reconocidos por su forma de ser. Nuestra idiosincrasia es algo que nos representa de forma muy positiva y esa es la imagen que yo quiero llevar.

Por el reinado has dejado en pausa muchas cosas, ¿el amor es una de ellas?
(Risas) No, para nada. Mi relación es un trabajo en equipo y él me acompaña durante todo este camino. Es algo que decidimos entre los dos porque es mi sueño y él está dispuesto a estar conmigo en todo este proceso. l

Su retrato

Thalía Olvino nació el 19 de mayo de 1999 en Valencia. Es la menor de tres hermanas. La mayor es abogada al igual que sus padres, y según Miss Venezuela, fue quien la impulsó a incursionar en el mundo del modelaje.

La del medio es comunicadora social y está radicada en Brasil. A Thalía le encantan los animales y ha adoptado la mascota de su novio como suya.

Las hamburguesas con papas fritas son su comida favorita y aunque lleva una dieta saludable, dice que de vez en cuando “se da un gustico” los fines de semana. Le gusta correr al aire libre, ir al gimnasio. También practica yoga y meditación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print