Zizou brindó amor a sus dueños durante 13 años

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Zizou apenas tenía un mes cuando el hogar de Magaly Celis le dio la bienvenida, a pesar de que a ella no le agradaba la idea tener animales en casa y menos a un Pitbull.

Intentó regalarlo a alguien que lo cuidara, pero pasaron los años, mientras que su hijo Jeremías y algunos de sus amigos disfrutaban jugando con él.

El día que encontró a una persona que se encargaría de él, “fui a inspeccionar el lugar nuevo hogar, y en ese instante tuve sentimientos encontrados y supe que me había atrapado su ternura y su alegría”, relata.

Lo consideraron un miembro más de la familia, Magaly lo cuidó y lo protegió como a un hijo. Jeremías viajó a otras tierras y por la edad, Zizou (13 años y medio) debió quedarse.

Al principio no quería comer y la señal más significativa era quedarse un rato al lado del carro del joven. Durante un mes, el olor impregnado en una franela de Jeremías le contuvo la tristeza. Magaly lo ayudaba a levantarse y a acostarse, limpiaba el piso constantemente por su incontinencia. Zizou encontró en su papá a un compañero de paseo.

“Lo ayudamos a vivir con calidad sus últimos años, cuando él decidió partir, amorosamente lo abracé y le di las gracias por darme amor siempre. La noche anterior a su partida metió su trompa en mi pecho, me ladró de manera extraña en el oído y me lamió la mejilla 2 veces, hoy asumo que fue su despedida”, indica.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Publicidad
×