Prepare a su mascota para recibir al bebé

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

La llegada de un bebé a casa no significa que tengamos que olvidarnos de nuestra mascota. Nuestro perro o gato puede ser un buen amigo del niño, si aprende a respetar al animal y está cuidado.

Aunque en ocasiones suele preocupar, el cómo va a reaccionar nuestras mascotas, con la llegada de un bebé y aquí les dejamos unas recomendaciones.

Antes del nacimiento del bebé. Nuestra mascota puede sentir celos de un bebé recién llegado, por eso debemos prepararla desde meses antes del parto para que los cambios no le resulten bruscos.

Es importante que el padre u otra persona se preocupe más del animal, porque la madre tendrá menos tiempo cuando llegue el recién nacido.

Si el perro o el gato duerme en la habitación de los padres y queremos que duerma en otra habitación cuando llegue el recién nacido, debemos ir acostumbrándole ya a su nuevo lugar.

A la llegada del bebé. El padre puede llevar a casa alguna prenda del bebé para que el perro o el gato se acostumbren a su olor. Al llegar a casa, papá puede coger en brazos al bebé mientras mamá saluda a la mascota.

Podemos permitir que el animal olfatee al niño, tomando las precauciones básicas, como sosteniendo las patitas del animalito, para evitar lo arañe por la emoción de conocer al nuevo miembro de la familia.

Cuando el bebé gatee El niño puede perseguir, arrinconar y hacer daño a la mascota, e incitarle con su comportamiento a tener una reacción violenta en defensa propia. Mordeduras y arañazos pueden evitarse enseñando al animal y al bebé a respetarse mutuamente desde el principio.

Todas las mascotas y, sobre todo, perros y gatos, pueden transmitir parásitos a través de las heces. Reptiles y pájaros pueden ser portadores de la bacteria salmonella, que causa una gastroenteritis.

No hay que preocuparse porque el animalito lama al niño si éste se encuentra debidamente desparasitado y vacunado. No permita que el niño no juegue en su área de dormir ni que alcance los enseres de comida del animalito, los cuales deben siempre estar limpios.

¿Cómo debe el niño acariciar al perro? Hay que enseñar al niño que zonas del perro o el gato no conviene tocar y qué fuerza debe aplicar y cómo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print