Manchas es el rey de Chacao

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Hace seis años, aproximadamente a las 7:15 de la noche cuando Mary Proaño regresaba a su hogar, consiguió a Manchas Antonio, un perro mestizo, en una esquina del casco de Chacao, donde había sido atropellado. Funcionarios de la Policía de Chacao trataban de movilizarlo del medio de la calle para colocarlo en la acera, pero él era un perro desconfiando y quería morderlos. A petición de su hijo Leopoldo, Mary se bajó del carro para ver de qué manera podían colaborar con los policías que estaban auxiliando al peludo.

Desde ese momento, Manchas y Leopoldo tuvieron una afinidad especial. “Mi hijo cuando se bajó del carro se agachó, lo miró a la cara, le habló e inmediatamente dijo que se llamaría Mancha, le decía: Manchitas yo te voy a ayudar”. Esa noche, Leopoldo y Mary llevaron al perro a casa, luego lo trasladaron al médico porque no quería moverse, perdió dos dedos de su pata trasera izquierda, tenía heridas en la boca y en el cuerpo, pesaba cerca de 12 kilos. Después de recuperado lo llevaron a un refugio pero en el lugar empeoró su condición, “el refugio no era el más apto y lo traje de vuelta a la casa” dice Proaño.

Hubo una segunda oportunidad de adopción para Manchas, lo acogieron en una finca en el interior del país pero él era mal portado y atacó a las gallinas, a los pavos, peleó con los demás perros, y después de once días lo regresaron a Caracas con un bozal en su hocico. “Como lo vimos tan triste cuando lo fuimos a buscar, mi esposo me dijo ‘nunca más va a salir Manchas de la casa, vamos a educarlo’ y así fue”, expresa su dueña.

Ahora tienen a un nuevo Manchas, son 41 kilos de amor, que se ha convertido en un ícono del casco de Chacao y sus adyacencias, además es la imagen de la Fundación de Proaño: “Rescates Chacao”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print