Chispa es la mitad de la vida de su dueña Any

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Chispa es una perrita de 14 años de edad, de raza Poodle con Shitzu, a quien Any Barrios le ha dedicado gran parte de su vida, y ahora la cuida como a un miembro más de su familia.

Chispa fue un regalo de una tía cuando cumplió 14 años. “Mi tía siempre ha sido amante de los animales y no quería comprar un perro sino adoptarlo, por eso estuvimos buscando más o menos por 15 días y nada que conseguíamos una mascota. Luego mi tía contactó a su veterinaria y justo había una familia que quería dar en adopción al último cachorro de la camada de su perrita”, comentó Any.

Cuando la fueron a adoptar, la condición era que se le entregara a alguien que de verdad la quisiera y la cuidara. “No nos cobraron nada, y por recomendación se la entregaron a mi tía, y como toda adolescente de 14 años, yo estaba súper feliz con mi perrita”, recordó.

Chispa siempre fue muy sana, tranquila, obediente, nunca se enfermó, pero hace 3 años le descubrieron una pelotica en una de sus mamas y el diagnóstico del primer veterinario era que tenía cáncer.

Decidieron buscar una segunda opinión y la llevaron a Urgencias Veterinarias Las Acacias, donde la operaron. Fue una cirugía complicada por tratarse de una perra de 11 años, pero con mucho amor se recuperó pronto. La perrita fue diagnosticada con Ehrlichia, y como también sufría del corazón, el problema era peor. “Tengo 28 y ella 14 años, es la mitad de mi vida. Crecimos prácticamente juntas, pero digamos que es el único ser que ha dependido de mi al 100%”, aseguró Any.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad