Brownie está listo para un nuevo hogar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El 21 de agosto llegó al Fortín, en Nueva Casarapa, Guarenas, un gatito herido; con una terrible laceración aún sin cicatrizar en su costado derecho; evidentemente adolorido.

Le falta el ojo derecho y varios dedos de una pata, pero esas son mutilaciones viejas. Llegó al edificio 15 de la urbanización, maltratado, asustado y famélico.

Allí encontró solidaridad y cariño de sus nuevos vecinos que lo alimentan y se ocupan por su evolución.
Hoy ha ganado peso y vitalidad, su herida cerró y está listo para un nuevo hogar.

En El Fortín hay un grupo de Whats app impulsado por Geluska Garate, docente, y Zurima Armas, trabajadora social, donde se difunde información acerca de mascotas y velan por una armoniosa convivencia.

A través de ese grupo se supo de la llegada del felino, a quien por su bonito color chocolate oscuro bautizaron Brownie. Quizá por la dulzura de su mirada ciclópea, aún con sus mutilaciones, es muy hermoso.

Al rescate. Zurima Armas es una proteccionista que con escasos recursos, mucho amor y la ayuda de varios, atiende a una docena de perros y media docena de gatos en las calles de Nueva Casarapa.

De lunes a lunes los alimenta, periódicamente baña a los perros y ataja temprano las dolencia de todos, le donan medicina e insumos que administra tan bien que parece que se multiplicaran en sus manos.

Es común verla caminando todos los días con su carrito (que debe cambiar urgente) lleno de comida para sus amores.

Rescata y alberga temporalmente (en su casa o en la de a quien persuade) animalitos y luego les consigue hogar.
“Cuando yo me propongo algo no dejo de hacerlo hasta sus últimas consecuencias” explica la señora Zurima para concienciar respeto al cuidado de perros y gatos comunitarios.

Geluska Garate tiene gran responsabilidad en el rescate, no sólo de Brownie, sino que adoptó a Foxi (una perrita meztiza) y en su ventana pasa las tardes Rafael Romeo; un gato que por las noches duerme resguardado en otra casa y en las tardes come con mamá Zurima, y así hay muchas otras historias de amor donde se involucran ambas.
La otra gran protagonista es la Sra. Mary Carmen Iglesias, quien de lunes a lunes alimenta en un refugio, que necesita mucha ayuda, a otra docena y media, entre perros y gatos.

No se puede dejar de nombrar a la Dra. Yuri Provens, quien lo atendió al llegar y dio las recomendaciones de cómo sanarlo.

Un nuevo hogar. Una tarde de lluvia evidenció que Brownie no es feral (arisco); él no sabía resguardarse; se mojó y se quebrantó. Fue cuando la Sra. Mary Carmen, junto a su nieto, Santiago, lo llevaron a su casa, donde viven tres perros y tres gatos: Perseo, un viejito golden retriever, Caliope y Camila, perritas mestiza (la última busca hogar) y los felinos Filo y su hijo Príncipe, junto a Leona quien acaba de parir cuatro gatitos, suman diez cuadrúpedos.

Una familia variopinta que recibió a Brownie, quien ya está muy sano y listo para encarar la vida en el nuevo hogar que lo quiera adoptar.

Santiago, de 14 años, se siente orgulloso de su abuela y está comprometido con la protección de animales propios, ajenos y comunitarios.

“Yo me siento muy bien de ayudar a cuidarlos y convivir con ellos” aseguró, el adolescente y agregó que “maltratar a los animales es una brutalidad, es como patear a un bebé que veas en la calle. Yo no puedo comprender a los que hacen algo así”, indicó.

Respecto a la detención de los adolescentes que maltrataron a un cachorro en Bejuma, estado Carabobo dijo: “Me parece perfecto el castigo, ojalá lo hicieran más a menudo”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print