Pateando el Mercado | Plátano, cambur y topocho son un resuelve

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

El plátano y el cambur son los reyes de los vegetales. Están entre los rubros agrícolas más sembrados en el mundo, solamente superados por la uva, la naranja y la manzana.

Son frutos propios de las regiones tropicales y en América se consumen por tradición en Colombia, Costa Rica, Panamá, Nicaragua, Honduras, República Dominicana y Venezuela.

En Venezuela estas musáceas son de uso diario. De hecho el plato nacional, el pabellón criollo, incluye las conocidas “barandas” o tajadas de plátano maduro que engolosinan el paladar y contrastan con el resto de ingredientes salados que componen el plato.

En tiempos de alta especulación como los que vivimos, donde la plata no sobra, el plátano, el cambur y el topocho son un complemento importante de las comidas populares.

La gente los usa para el almuerzo como contorno o platillo principal, fritos y horneados, y para los desayunos y cenas, sancochados y se le puede agregar queso y mantequilla.

Son livianos y muy nutritivos y pueden sustituir eventualmente la arepa o el pan, de alto costo debido a los precios que exhibe la harina de maíz.

Se trata de un alimento rico en agua, hidratos de carbono, vitaminas A y B, además de potasio, de manera que es ideal para el consumo de deportistas.

En Catia, el plátano lo venden por kilos o por unidades. El kilo vale en promedio 6.000 bolívares, pero se puede conseguir más barato. En la segunda calle de Los Magallanes hay un local que lo vende en Bs. 5.300.

Un kilo equivale a unos cuatro plátanos medianos, de manera que en ocasiones, depende del precio, es mejor comprarlos por unidad.

Frente a la plaza de El Cristo está la platanera, en la cual venden el kilo a Bs. 6.000, si se trata de plátanos grandes, que un kilo son como tres.

Pero también están los llamados “recortes”. Estos son plátanos medianos, expenden siete por Bs. 7.000, que son casi dos kilos.

En la calle Argentina existe una variada oferta, las mejores son las de los buhoneros. Te venden pilas de 6 (aproximadamente kilo y medio) por Bs. 5.000 en efectivo y Bs. 5.500 con punto.

Hay variedad de tamaños, si los plátanos son pequeños pueden encontrar pilas de seis por Bs. 3.500 que equivalen más o menos a un kilo.

En esa misma vía, pero en el cruce con la segunda avenida se paran dos camiones. Los vendedores tienen punto y variedad de ofertas para diversos bolsillos y necesidades y son plátanos grandes.

En uno, la pila de siete vale Bs.6.000, nueve, cuestan Bs.10.000 y 11 unidades Bs. 15.000. En el otro, las pilas son de 10 plátanos a Bs. 12.000 y las de 5 valen Bs. 7.000.

El precio del cambur en Catia está cartelizado en Bs. 3.000 el kilo, si se paga en efectivo y en Bs. 4.000 con punto. En comercios vale Bs.5.000. El topocho, mucho más común en el interior del país, solo lo vi en un lugar a Bs. 3.000 el kilo.

La ñapa. En Catia se observan los anaqueles repletos de productos, pero carísimos. Los consumidores y comerciantes comentan que la razón del brinco descomunal que están dando los precios después de un ciclo de relativa estabilidad, se debe a la expectativa por el aumento de sueldo. Según los comerciantes el gobierno va a ajustar el salario mínimo este mes. Lo cierto es que el público opta por el mercado informal buscando ofertas. En los supermercados el kilo de arroz más barato vale Bs. 15.000. En la calle, con punto lo pagas en Bs. 12.000. Un aceite, Bs. 34.000 lo consigues hasta en Bs. 18.000. La harina de maíz amarillo Juana de Bs. 11.900 se puede comprar en Bs. 11.000.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad