Pateando el mercado | Cómo se resuelve la arepita y el relleno

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Comerse una buena arepa es tradición del venezolano, pero es un resuelve también, la bala fría perfecta, la caliente también, y ahora más, con los costos de la comida y las limitaciones del bolsillo para variar desayunos y cenas. Su ingrediente básico, la harina de maíz, se consigue ahora en todos lados, pero no baja de Bs.10.000 el kilo. Por eso la gente se las inventa para “rendirla” al máximo.

Una de las modalidades del resuelve es con yuca. Este fin de semana en Catia había por cantidad, es temporada y se consigue a Bs.1.800 el kilo, máximo Bs. 2.300. Se sancocha bien y se mezcla con la masa de maiz y salen unas arepas bien sabrosas y la harina dura más.

Otra opción es el arroz. Aunque está costoso en los comercios, ronda los Bs. 8.000 el kilo, muchos consumidores tienen en su casa por el suministro del Clap, que trae entre dos y tres kilos del cereal. Se sancocha con bastante agua y se licúa para obtener una mezcla que se agrega a la masa de maiz.

El relleno es otro reto para el consumidor. Depende del momento y de los precios, total, la arepa pega con todo o con casi todo.

Uno de los rellenos más populares es el queso blanco duro para rallar, cuyo precio ha venido bajando en el último mes en Catia a alta velocidad.

De Bs. 20.000 que costaba a principios de junio, esta semana ya rondaba los 13.500 bolos. ¿Por qué? nos preguntamos los consumidores.

Los charcuteros consultados coincidieron en la siguiente explicación: “Hay más queso” ¿Debido a qué? Las lluvias han mejorado el pasto y por tanto la alimentación del rebaño. Las vacas tienen más leche y se está produciendo más queso fresco, cuyo precio ha descendido en sus diferentes modalidades. Además del llanero o duro, también la cuajada, el guayanés y el palmito que sobrepasaban los 25.000 bolos se pueden conseguir en las queseras de la calle Panamericana en Bs. 18.000. También venden una modalidad de queso “popular” en algunos locales hasta en Bs. 9.000 el kilo, que es un requesón con un poco más de sal.

Sin embargo, otros tipos de quesos blancos, como el Paisa, se mantiene en su cadena ascendente y se ubica en Bs.25.000 con tendencia a subir más. ¿Por qué? Ellos explican: “Requieren procedimientos de pasteurización, entre otros, más costosos y vienen en empaques plásticos que lo encarecen”. Un comerciante completó: “si las bolsas que uso aquí me cuestan Bs. 100 al mayor, esos empaques son más caros”.

La demanda también se ha desplazado hacia la mortadela que, ante la carestía del jamón que no baja de los 25.000 bolívares el kilo, se ha convertido en una opción pa’ la arepita.

En Catia entre las más populares está la Don Ramón. La venden en puestos con punto, en diversas partes, en la calle a Bs. 12.000 la de pollo y la boloña y Bs.12.500 con pimentón. Proveen la barra completa que pesa 750 gr. La gente la corta en rodajas como un “jamón arepero” o la ralla y la mezcla con aceite o mantequilla para hacer un untable parecido al “diablito” que ahora vale Bs. 8.500 la latica que te la comes en una sola sentada. Además sirve también en salsa para pastas, entre otras degustaciones de la gastronomía del resuelve.

La gente no abandona para las arepas también los huevos que mantienen un precio estable de Bs.12.000 el medio cartón, luego de una tendencia alcista casi diaria que lo desplazó de Bs.5.000 el medio cartón.

La ñapa

Las llaves de la ducha valen un realero. La más barata no baja de Bs.100.000 cada una. Si vas a cambiar las dos son 200.000 bolos. Increíble.

Pregunta, pasa dato y coméntame aquí mismo lo que viste pateando el mercado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
×
Publicidad